Sr. Joe Biden, si quiere ser presidente haga esto…

  Sr. Vice presdiente Joe Biden, lo saludo cordialmente desde Japón, Tokio.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Aunque soy venezolano, y sólo he estado en su país de vacaciones – varias veces – desde muy joven me interesó la política estadounidense y, por alguna razón, desde el principio sentí conexión con el partido Demócrata, con sus nobles ideales de justicia y liberalismo sociales.                                                                                                                                         Pero, debe saber que mi admiración por su partido no es ciega ni mucho menos (tampoco lo ha sido nunca por alguna agrupación política de mi propio país); que, por el contrario, todos estos años he sido muy crítico con algunas acciones tomadas por el partido Demócrata cuando ha estado en el poder. Hablemos de Cuba, por ejemplo.                                                                                                                                             Sabemos perfectamente que la normalización de las relaciones con el país antillano no haya sido un simple capricho del presidente Obama, algo que le viniera en sueños de la noche a la mañana. Según una encuesta realizada en 2015 por el Centro Pew Research, 72 % de los estadounidenses están a favor de levantar el embargo. Es más, en 2007, Estados Unidos se convirtió en el quinto socio comercial de Cuba, debido, entre otras razones, a que el presidente (republicano) George W. Bush restableció la exportación de productos agrícolas estadounidenses a la isla.                                                                                                                                        Se puede adivinar – aunque el presidente Obama no pueda reconocerlo públicamente y mucho menos frente al régimen comunista castrista – que el fin último de su administración al normalizar las relaciones era intentar la transformación gradual de la dictadura cubana en una democracia “made in America”. Muy distinto a la noción absurda y ultraderechista promovida por algunos incautos, desinformados y manipuladores de que el restablecimiento de las relaciones expresaba el deseo de Obama y su gobierno de impulsar el comunismo. ¡Qué ridiculez!                                                                                                                                             El problema, Señor Biden, es que lejos de transformar a la dictadura comunista cubana en democracia, el restablecimiento de las relaciones con Cuba está produciendo – al menos al corto y mediano plazos – el efecto contrario: Está funcionando más bien como un espaldarazo de la administración Obama, como un acto de legitimación de la tiranía cubana ante el mundo.                                                                                                                                                    Vice presidente Biden, no voy a entrar en los detalles de como el régimen castrista cubano ha logrado “invadir” silenciosamente a mi país Venezuela, en los últimos 20 años, claro está, con la complicidad del régimen narco genocida chavista venezolano. Tampoco voy a ahondar en la inmemsa tragedia que eso ha significado para mi pobre país. Sólo diré que si Ustedes pensaron que la normalización de las relaciones con Cuba era una posible solución al problema del comunismo en ese país, se equivocaron estrepitosamente. Ha quedado muy claro al mundo entero que “el remedio fue peor que la enfermedad”.                                                                                                                                              Señor Biden, decidí escribirle esta carta, porque quisera ayudarlo – muy modestamente – a consolidar la ventaja que, en las encuestas estadounidenses, mantiene actualmente sobre el aprendiz de autócrata, Donald Trump, y así Usted pueda hacerse con la presidencia de Los Estados Unidos. Asimismo, creo sinceramente que Usted, Obama y el partido Demócrata en general son perfectibles, mientras que Trump es totalmente desechable, por inservible, irreparable.                                                                                                                                            Hágame el favor – pero principlamente hágaselo a Usted mismo – de “escuchar” con atención. Los mejores consejos no siempre vienen de los “expertos”, a veces pueden venir de anónimos, de “don nadies”,como este servidor, por ejemplo.                                                                                                                                                  Si Usted realmente quiere convertir al “bidenismo” a un número importante de votantes hispanos estadounidenses entre los que se sintieron burlados, traicionados y atacados por el apoyo de Obama al castrismo, sólo tiene una posibilidad: ¡PÍDALES PERDÓN! Todos y cada uno de los días que faltan de aquí a las elecciones (seria deseable acompañar la disculpa con una reverencia japonesa, preferiblemente de rodillas); explíqueles claramente, hasta el cansancio, cual fue la verdadera intención tras el restablecimiento de las relaciones con Cuba (todavía hay hispanos que real y honestamente piensan que Ustedes planean instaurar el comunismo en Los Estados Unidos. Para mí es un chiste, pero no para ellos. Créame); dígales que Usted entiende que la medida de Obama – auque a un nivel muy pragmático trajo beneficios comerciales – hizo más miserable y trágica la existencia de millones de seres humanos, entre cubanos, venezolanos e hispanos en general; finalmente, Señor Biden, explíqueles minuciosamente qué medidas tomará, de ser presidente, para combatir los graves problemas, la desgracia que el pacto de Obama con el castrismo trajo a mi sufrido pueblo.                                                                                                                                              No hay otra, mi estimado. El tiempo corre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: