Hija yo también me porté mal (9)

junio 26, 2012

Una vez me burlé de una niña…  

 Foto extraída de: www.google.co.jp/search?q=fotos+de+abuso+escolar

Amada hija,

 A veces, los niños pueden ser crueles con otros niños. Eso quiere decir que pueden tratarlos mal, ya sea fastidiándolos solamente (con palabras o maldades “suaves”), o lastimándolos realmente (con palabras o maldades “fuertes”).

 Algunas personas piensan que es normal que los niños sean crueles de vez en cuando, porque “son más inocentes y honestos que los adultos”, pero yo no estoy muy seguro de que eso sea verdad. Me parece que los niños pueden ser buenos y amigables con los demás niños y con todas las personas, todo el tiempo, si su padres los enseñan a ser así desde que son muy pequeñitos.

 Para saber si mi idea es correcta, me puse a pensar si en estos 5 años tú alguna vez fuiste violenta, o simplemente brusca o grosera con otros niños – o adultos – y por más que traté de recordar no encontré ni una sola vez. Además, le pregunté a tu mamá, y me dijo que tampoco recordaba ningún momento así.

 Mi princesita, aprovecho para felicitarte con todo mi corazón por ser una niña tan buena, y para darle gracias a nuestros ángeles y a la vida por esa bendición.

 Por cierto, en Internet conseguí algo sobre lo que estamos hablando, escrito por otra persona y muy parecido a lo que yo pienso: http://pettro-desdemirincon.blogspot.jp

 Lo que quiero contarte hoy es que estando yo en 3er. ó 4to. grado de primaria, con unos 8 años de edad, había una compañerita de clase de quien algunos amigos y yo nos burlamos una vez, porque sus labios eran un poco más grandes de lo normal. Le dijimos malas palabras,y le pusimos un sobrenombre muy feo: ”boca’ e sapo”. También recuerdo que en esa época, en Venezuela, había una palabra que usábamos cuando alguna cosa o situación no nos gustaba para nada: “zape”. Entonces cuando esa amiguita estaba cerca de nosotros le decíamos  “boca’e sapo, zape”, y nos íbamos corriendo.

 Hija querida, ese recuerdo me hace sentir triste. ¿Te imaginas lo mal que se sentió esa niña cuando nosotros, sus compañeros de clase, la llamamos así? Yo no puedo acordarme de cómo respondió ella a nuestras burlas, pero seguramente se puso muy triste. Y es que al ponerle ese mote tan feo, no solamente nos estábamos burlando de ella, sino que la estábamos apartando de nosotros.

Algunos doctores dicen que la tristeza y la rabia que sienten algunos niños que son molestados por otros puede durarles muchos años de su vida, hasta que son grandes. Y hay niños  – y adultos – que pueden enfermarse si sienten una tristeza muy grande.     

 No puedo recordar si molestamos a esa niña más de una vez, (en mi mente guardo la imagen de una sola), pero eso no importa, porque fue algo muy feo; algo que ahora me duele bastante haberle hecho a esa amiga del colegio; algo que no debemos hacerle nunca a nadie, hija mía.

 Yo lamento mucho que mis amiguitos y yo, aunque éramos pequeños, hayamos sido tan estúpidos y groseros para decirle algo así de feo a esa niña compañera nuestra, y lamento que ningún adulto lo supiera, para que nos regañara como merecíamos y nos explicara por qué no debíamos hacer eso.

 Tu mami y yo nos preocuparíamos y nos pondríamos tristes si alguno de tus amiguitos de la guardería se burlara de ti o te lastimara (también si tú se lo haces a ellos). Y seguro que hablaríamos con tus maestras y con los padres de esos niños.

 Mi corazón, aunque nos parezca que algunas personas son bonitas y que otras no lo son, debes saber que todas las personas del mundo son bonitas, y merecen ser tratadas con cariño y respeto. Y si alguien tiene algo que no nos gusta (en su cara, en su cuerpo o en su forma de ser), no tenemos que pensar solamente en eso, sino en todas muchas otras cosas buenas que tiene esa persona. Además, debemos pensar que nosotros también tenemos muchas cosas que tal vez a otras personas no les gustan. Pero nos sentiríamos muy molestos y tristes si esas personas se burlaran de nosotros y nos hicieran maldades por esa razón.

 Entonces, mi angelito, con esta historia quiero pedirle perdón a esa amiga del colegio (afortunadamente, en todos estos años siempre hemos sido buenos amigos, pero nunca me disculpé con ella. Espero hacerlo algún día), y a todas las niñas del mundo, por haber sido un niño malo aquella vez; por no haber sido un “caballerito” con mi amiga (si algún día tienes un hermanito varón lo voy a enseñar a ser muy cariñoso y respetuoso con todas sus amiguitas, con todos los niños y con todas las personas).

 Y ahora que soy grande quiero corregir aquel error infantil, enseñándote a ti que eso no se hace, y siendo un hombre muy protector y paternal con todos los niños. Pero muy especialmente con las niñas. Para que sepan que por ser mujeres son muy importantes, y que la vida de nosotros los hombres es más bonita porque ellas están en el mundo. Y también, porque mi mamá, mi esposa y mi hija son mujeres…

 Dios te bendiga, mi adoración.

 Papi

Anuncios

“Si te portas mal te lleva la bruja”

junio 24, 2012

“Que viene el coco” o el mal uso del miedo
(extracto de un artículo encontrado en www.solohijos.com)

Los niños, como cualquier persona, evitan acercarse a aquellas situaciones que les dan miedo. Su imaginación es, durante esta edad, una máquina muy potente. Por eso es tan efectivo utilizar el miedo para evitar una conducta que no se desea.

Nuestro hijo, bajo la amenaza del coco, el cuarto oscuro, el hombre del saco o la bruja pirula, se comportará como un santo. Pero ¿sabemos realmente lo que estamos haciendo? Muchos padres utilizan la técnica de “meter miedo” para que sus hijos se comporten de una determinada manera. Pero es muy diferente explicar que hay cosas peligrosas que no deben hacerse, que utilizar y crear miedos para controlar la conducta de los hijos a lo que los padres desean. Y eso no está bien.

El recurso al miedo para controlar el comportamiento infantil es una práctica educativa muy inadecuada y peligrosa. Funciona al momento, pero a largo plazo puede desarrollar problemas muy serios: fobias, ansiedad y angustia que pueden no superarse nunca. De la misma manera, los castigos no pueden ser generadores de miedos. Nunca debemos castigar a nuestro hijo haciéndole pasar un mal rato como el de enfrentarle a algo que le dé miedo.

Enseñar con miedo genera niños inseguros

(Extracto de un artículo publicado en www.vanguardia.com/historico/44423-ensenar-con-miedo-genera-ninos-inseguros)

Había una madre que no conseguía que su hijo pequeño regresara a casa de jugar antes del anochecer. Para asustarlo le dijo que había unos espíritus que salían al camino tan pronto se ponía el sol. Desde aquel momento, el niño ya no volvió a retrasarse. Pero cuando creció, tenía tanto miedo a la oscuridad y a los espíritus que no había manera de que saliera de noche.

Entonces, su madre le dio una medalla y lo convenció de que mientras la llevara consigo los espíritus no se atreverían a atacarlo.

El muchacho salió a la oscuridad bien asido de la medalla. Su madre había conseguido que, además del miedo que tenía a la oscuridad y a los espíritus, se le uniese el miedo a perder la medalla.

Anthony de Mello, un reconocido autor de diversos libros con enseñanzas espirituales, recopiló esta historia que muestra que enseñar con miedo sólo consigue que los niños crezcan inseguros.
En algunas ocasiones los padres advierten a los niños que si no obedecen o si no se portan bien, “el coco se los comerá” o “la bruja se los llevará”.

Aparentemente esta es una salida eficaz para conseguir lo que se quiere del niño, pero a largo plazo no es la mejor.

Infundir miedo o terror en los niños puede resultar una aventura peligrosa, advierte la sicopedagoga Carmen Velasco.
Cuando los niños no tienen suficiente madurez como para entender que lo que les asusta no es real, se les causa angustia y se sienten vulnerables, comenta la especialista. Según Velasco, un sentimiento de terror en la infancia puede ser muy difícil de superar.

El niño puede volverse temeroso, lo que le causará inseguridad y por esto le será difícil superar obstáculos, comenta.
Es comprensible que los padres sientan que en determinado momento asustar al niño es el único recurso para conseguir un buen comportamiento, pero es importante tener presente que si el niño es muy pequeño, es posible que estos terrores se conviertan en una incapacidad para desarrollarse felices dentro del mundo.

Existen otros casos en los cuales el terror no sólo se utiliza para obtener un buen comportamiento, también para alejarlos del peligro.

Para Erika Córdoba, Fonoaudióloga y madre de un niño de 10 años, los peligros a los cuales se verá enfrentado su hijo es un tema muy difícil de manejar.Cuando son bebés es todo mas fácil porque están absoluta y completamente bajo nuestro cuidado, aunque demanden de más atención.
Trato siempre de que mi hijo tome conciencia y se cuide mucho de los extraños, siempre le recomiendo:nunca te separes del grupo, no hables con extraños, desconfía de lo que no conoces, cuenta Erika, quien precisa que su inquietud apareció cuando una colega suya le hizo una reflexión: si continuaba hablando a su hijo de todos los peligros, sólo conseguiría que creciera como una persona insegura y temerosa.

Tal vez tenga razón  mi colega, pero es difícil hacer que un niño sea seguro de si mismo y a la vez malicioso para que sepa cuidarse, puntualiza Erika.

La psicopedagoga Carmen Velasco asegura que lo importante es explicarle al niño que existen peligros en el mundo pero que puede protegerse utilizando unos determinados protocolos de seguridad que los padres deben enseñarles.
Según la experta, los niños entenderán que sus padres confían en ellos, en sus capacidades y se sentirán más conectados e impulsados a contar las situaciones en las cuales ven amenazada su integridad.

Sol, Servicio y Orientación al Latino

“El sol brilla siempre dentro de ti”


Día del padre 2012: Anécdotas de mi papá

junio 17, 2012

Para todos los felices y orgullosos papás del mundo:

¡¡¡FELIZ DÍA DEL PADRE!!!

………………

Si alguien personifica cabalmente eso de “cantar bajo la ducha” es mi difunto padre. Incapaz de cantar en público por su timidez para lo histriónico, se transformaba en todo un tenor a la hora del baño.

Singing in shower

 Y, en honor a la verdad, además de su carácter reservado, tenía cierto “problema de oído”. A mi papá le resultaba sencillamente imposible cantar “sobre” una canción determinada. Siempre que trataba de seguir una (tenía que gustarle demasiado para atreverse a hacerlo con gente cerca) o se atrasaba o se adelantaba mucho, por lo que al final la música iba por un lado y él por otro. Ni hablar de cantar solamente con el acompañamiento musical. En los 37 años que vivimos juntos, ¡lo vi haciendo eso sólo una vez! Pero esa anécdota merece un escrito aparte, otro día.

 Como digo al principio, aquel tipo más bien discreto, bajo la regadera se volvía un señor cantante. Y es lógico, porque su problema era únicamente con el ritmo, no con la melodía. Por el contrario, era bastante melodioso y, paradójicamente, tenía una tremenda voz de barítono, muy bien timbrada. O sea que en la privacidad de las cuatro paredes del baño, sin las ataduras rítmicas que le imponían los temas grabados, mi papá se soltaba a cantar libremente, a sus anchas, ofreciéndonos frecuentes y memorables conciertos.

Recuerdo que un buen día, comenzó a cantar también en la cocina. Él y yo éramos los lavaplatos oficiales de la casa, sobre todo por las noches y fines de semana, cuando no estaba la señora de servicio. Así que a veces mi papá se ponía a fregar poco después de la cena, a la hora en que todos nos retirábamos a nuestras respectivas actividades del final del día, porque sabía que se quedaría solo en la cocina por un buen rato, el suficiente para uno de sus recitales.

Pero este recuerdo tan grato es apenas la introducción de la anécdota paterna que quiero contarles hoy.

 Una tarde, al regresar a la casa, de mis clases en la universidad, recibí una de las mayores y más gratas sorpresas de toda mi existencia. Mientras subía las escaleras para dirigirme a mi cuarto, escuché al cantante lírico Angelo Rosi (por el parecido con Ángel La Rosa) en una de sus interpretaciones habituales. Esto no tendría nada de particular, excepto porque estaba cantando una canción compuesta por mí. Nunca imaginé que algo así pudiera ocurrir: ¡Mi papá cantando una de mis canciones! de principio a fin, con la misma gracia y el mismo entusiasmo que cantaba otros tantos temas de su predilección. “¿En qué momento se la había aprendido?”; “No sabía que le gustara tanto”; “la canta como si la conociera desde siempre”; “ojalá yo tuviera esa voz”; “Escuchar mi canción en ese estilo mezcla de Sinatra con Sadel es alucinante”; “que increíble sorpresa”; “le agradezco con todo mi corazón”…  

(Aquí pueden ver el video Youtube de esta canción)

Por si fuera poco, no me había recuperado de la impresión y de la tremenda emoción que me produjo aquel momento, ¡cuando mi papá comenzó a cantar otra composición mía!

(Aquí está el video YouTube de esta otra canción)

Si al recordar y escribir esto lloro. Naturalmente. Imagínense, amigos, todo lo que sentí ese día. Sobran las palabras…

Mi amado padre no era la persona más expresiva a la hora de mostrarnos sus afectos, pero con gestos como el de aquel día inolvidable nos decía todo y más. Esa tarde, durante uno de sus tantos conciertos bajo la ducha, mi papá me dijo claramente lo mucho que le gustaban mis canciones; lo mucho que valoraba mi modesto intento de hacer música,  lo mucho que me amaba.

Papá, en todo estos años, alguna que otra vez he escuchado varias de mis canciones en las voces e instrumentos de algunos de mis amigos músicos, lo cual, como es de suponerse, me ha hecho sentir sumamente feliz y agradecido. Pero debes saber que nunca más volveré a sentir lo que sentí al oír tu maravillosa versión, la más pura expresión de tu amor de padre.

Gracias papá, te amo tanto. Bendición.

Tu hijo, Ángel Rafael


Jóvenes adictos a los video juegos y a la pornografía

junio 12, 2012

(El siguiente es un artículo de CNN, traducido del inglés al español por Ángel La Rosa, fundador del sitio SOL: http://edition.cnn.com/2012/05/23/health/living-well/demise-of-guys/index.html )

 Muchachos paralizados: Como los video juegos y la pornografía en línea están destruyendo a  una generación

 CNN — El psicólogo, Philip Zimbardo es profesor emeritus de la Universidad Standford, y goza de fama mundial por su investigación del año 1971, “El experimento de la cárcel de Stanford”. El Dr. Zimbardo escribió, con la ayuda de la artista y psicóloga Nikita Duncan, “Muchachos paralizados: ¿Cuál es el problema que están enfrentando los hombres jóvenes y cómo podemos ayudarlos?” (The Demise of Guys: Why Boys Are Struggling and What We Can Do About It), publicado por TED Books.

 CNN— ¿El uso exagerado de los video juegos y la capacidad invasora de la pornografía en línea están “paralizando” a los muchachos?

 Cada vez más investigadores lo afirman: en la búsqueda de diversión tecnológica, los hombres jóvenes se hacen adictos a la excitación, en detrimento de sus estudios y de sus relaciones personales.

 Cualquier adicto al juego, el alcohol o las drogas necesita jugar más o consumir más de una droga o bebida para experimentar el mismo nivel de euforia. Pero la adicción a los video juegos y a la pornografía es diferente. Es una “adicción a la excitación”. Aquí el atractivo está en la novedad, en la variedad o en el factor sorpresa del contenido. Más de lo mismo aburre; lo novedoso aumenta la estimulación. En cambio, en la forma tradicional de obtener placer consumiendo drogas, los adictos prefieren la misma cocaína o la misma heroína, por ejemplo.

 Las consecuencias pueden ser desastrosas: El consumo excesivo de video juegos y de pornografía en línea, en la búsqueda de lo “último”, está creando una generación de muchachos que le temen a los riesgos, que no pueden (y no quieren) enfrentarse a las dificultades propias de la vida real, ya sea en las relaciones personales, en los estudios o en el trabajo.

 Las historias sobre esta degeneración abundan: en 2005, el surcoreano Seungseob Lee sufrió un paro cardíaco tras jugar “StarCraft” por casi 50 horas seguidas. En 2009, el programa “True Life” de MTV, mostró la historia de un hombre llamado Adam, cuya esposa tuvo que expulsarlo de la casa (tenían 4 hijos) porque él no podía dejar de ver pornografía.

El noruego Anders Behring Breivik, acusado de asesinato en masa, explicó durante su juicio que se había preparado física y mentalmente para perpetrar su atentado contra 77 personas, jugando “WorldCraft” durante un año, y “Call of Duty”, 16 horas al día.

 Los estudios en este campo se remontan a 50 años. En 1954, los científicos Peter Milner y James Olds descubrieron el centro de placer del cerebro. En los experimentos, se envió una señal eléctrica al sistema límbico del cerebro de una rata, siempre que ésta se movía hacia una zoma específca de su jaula. El sistema límbico es el encargado de controlar aspectos como las emociones, la conducta y la memoria. Los investigadores suponían que si el estímulo era desagradable las ratas permanecerían alejadas de esa zona de la jaula. Ocurrió que las ratas continuaron regresando a esa parte de la jaula una y otra vez.

 En experimentos posteriores, se logró que las ratas presionaran un dispositivo estimulador libremente, y éstas terminaron estimulándose cientos de veces por hora. Incluso cuando se les daban dos opciones: comer cuando tenían hambre o estimular su centro de placer, las ratas elegían estimularse hasta que quedaban exhaustas, a punto de morir.  

 Este nuevo tipo de excitación adictiva mantiene a los usuarios atrapados en un estado de tiempo presente, prolongado y hedonístico. El pasado y el futuro están lejanos en el tiempo, mientras que el presente se prolonga dominándolo todo. El momento presente es totalmente dinámico, con imágenes que cambian constantemente.

 Un estudio reciente, realizado por el Centro de Control y Prevensión de Enfermedades, arrojó que “los consumidores frecuentes de pornografía tienen más probabilidad de padecer depresión y problemas de salud que los no consumidores… La razón es que la pornografía puede iniciar un ciclo de aislamiento… puede convertirse en un substituto de las interacciones personales normales, ya sean sociales o sexuales”.      

 Del mismo modo, los video juegos también son perjudiciales cuando los usuarios reducen sus interacciones con las demás personas en el mundo real.

En los video juegos, la violencia a veces está asociada al éxito. Los niños con más propensión a la violencia son más atraídos por los videos violentos, pero los videos violentos, a su vez, pueden hacer que ellos se tornen más agresivos. Esto pudiera deberse a que la mayoría de los video juegos recompensan a los usuarios por sus acciones violentas, generalmente permitiéndoles avanzar al próximo nivel del juego.

 De hecho, una investigación publicada en el Informe Anual sobre Salud Pública sugiere que existe un vínculo entre los video juegos violentos y las agresiones en la vida real: “Dada la oportunidad, tanto adultos como niños mostraron mayor agresividad luego de experimentar con juegos violentos. Y, aquellas personas que se identifican a sí mismas con personajes violentos de los videos actúan agresivamente mientras los juegan, lo que refuerza su conducta violenta.

Los hombres jóvenes que más usan los video juegos y la pornografía están influenciados digitalmente de una manera totalmente nueva, que requiere estimulación constante. Y sus cerebros vulnerables y en desarrollo están siendo complacidos por video juegos y pornografía “a la carta”, con una variedad infinita, con sólo hacer clic. Y, al mismo tiempo, esos nuevos cerebros no funcionan correctamente en una clase tradicional de aprendizaje, la cual es análoga, estática y pasiva en lo que a interacción se refiere. Lo académico se basa en la aplicación de lecciones pasadas para resolver problemas futuros; en la planificación; en la posterioridad de la recompensa; en la importancia del estudio frente al juego, y en la fijación de metas a largo plazo.

 Los muchachos tampoco son capaces de mantener relaciones románticas, las cuales tienden a construirse gradual y cuidadosamente, y exigen interactuar, compartir, desarrollar confianza, y reprimir el deseo sexual, al menos hasta que llegue el “momento adecuado”.

 Los casos menos graves de adicción a la excitación pueden pasar desapercibidos o ser diagnosticados como problemas de atención o de carácter. Lo cierto es que enfrentamos un problema de alcance nacional, o incluso mundial con consecuencias terribles para los muchachos. Un problema que requiere toda nuestra atención, y soluciones diseñadas para contrarrestar un fenómeno totalmente nuevo, el cual aumentará irremediablemente en magnitud e intensidad, si no hay un esfuerzo concertado entre los padres, los educadores, los creadores de video juegos, y los muchachos y las muchachas.

 Es tiempo de apretar “play” y prepararnos para revertir estas tendencias.


Hija, yo también me porté mal (8)

junio 6, 2012

 … no robarás.

Adorada hija,

Algunas cosas que hice de niño me dan vergüenza contártelas a ti y a las demás personas. Pero, como sabes, lo hago para que veas que tu papá – que siempre te pide que te portes bien – cometió muchas faltas en sus años de infancia – y en todas las etapas de su vida – y como una forma de pedir perdón a mis “ángeles” y a todas las personas del mundo. Por cierto, algunas de esas cosas malas que hice se las dije a mis padres (tus abuelos paternos) hace ya muchos años, porque no me sentía bien; me sentía como un mentiroso con ellos, quienes siempre me enseñaron que hay que portarse bien, ser una buena persona todo el tiempo.

 También quiero decirte que ahora solamente puedo contarte aquellas cosas que puedes entender a tus 5 añitos de edad. Hay otras cosas que, aunque las voy a escribir aquí para que las lean otras personas mayores (jóvenes y adultos), te las contaré a ti más adelante, cuando seas una muchacha grande, para que las puedas entender mejor.

Lo que te voy a contar hoy pudiera parecerle una simple travesura infantil a mucha gente, pero es algo peor. Algo que no me gusta recordar y que, como digo al principio, me da mucha pena contar.

Aun hoy no puedo entender por qué aquel día (yo tenía unos 9 años de edad) me pasó por la mente la pésima idea de entrar a un supermercado de mi localidad, y llevarme una barra de chocolate sin pagarla, es decir, robármela. ¿Me entiendes, bellísima? Tú sabes muy bien que cuando uno agarra cualquier cosa en el supermercado, o en cualquier otro lugar donde vendan algo, hay que pagar un dinero (como ese juego que a ti te gusta tanto, donde primero yo soy el vendedor y tú la compradora, y después cambiamos), porque esos productos no son nuestros sino de los dueños de la tienda. Y si uno se lleva las cosa escondidas para no tener que pagarlas, es algo muy, muy malo. Uno nunca debe quitarle o robar algo a alguien. Primero, porque esa persona trabajó mucho para tenerlo. Segundo, porque a nosotros tampoco nos gustaría que alguién nos robara nuestras cosas. Además, si uno hace eso, es visto como un ladrón y puede ser castigado muy duramente. Si un adulto roba, hasta puede ser metido en una cárcel, ese lugar con rejas de hierro donde meten a las personas que se portan muy mal. 

 Es verdad que hay niños – y también adultos – que han tenido que robar algo de comer porque tienen muchísima hambre y no tienen ningún dinero para comprar comida. Aunque eso también es robar, tenemos que pensar que si esas personas no hacen eso podrían morirse de hambre. Por eso el castigo para ellos no debería ser tan duro como el de alguien que robe teniendo dinero suficiente. Para que los niños y demás personas no roben hay que enseñarles desde muy pequeños que eso no es correcto, que hay que estudiar y trabajar en la vida para poder tener aquellas cosas que necesitamos y queremos. Pero de eso te hablo después, mi princesa…             

Recuerdo que ese día yo cargaba en mi mano un cuaderno escolar, así que escondí la barra de chocolate entre sus hojas, muy rápido, cuidando que nadie me viera. También recuerdo que, aunque sentí temor de hacerlo por saber que era algo muy malo, las ganas fueron más fuerte que yo. Pero, lo peor, hija linda, es que me parece que volví a robar un chocolate una vez más. Pero no estoy seguro; no puedo acordarme.

Imagino que lo hice porque en ese momento no tenía dinero para comprar. Pero eso no me quita culpa, porque yo tranquilamente pude haber esperado un poco más; ir a la casa y pedirle el dinero a mis padres, quienes seguro me lo hubieran dado.

 Quiero que pienses, mi corazón, en lo que me hubiera pasado si me descubren robando. Tal vez me hubieran llevado a la policía para que me regañaran muy fuerte. Seguramente le hubieran dicho a mis padres y tal vez a mis maestros de escuela. Hubiera sido una situación bastante fea, desagradable, para mí y mis padres, quienes hubieran sufrido una gran vergüenza sin merecerlo. Y yo iba a quedar como un ladronzuelo delante de todos.

 Entonces, mi ángel, aunque aquel chocolate estaba delicioso, robar es algo muy malo. Y si me descubren robando, yo me iba a sentir muy avergonzado por mucho tiempo, y además mis padres me castigarían por mucho tiempo también, por lo que todos pasaríamos muchos días tristes. Así que hubiera sido muchísimo mejor que aquel día yo tuviera más fortaleza en mi mente, para portarme bien, ser un niño bueno y no robarme aquel chocolate.

Por último, te contaré algo que me contaron a mí unos amigos, hace ya bastantes años, cuando yo todavía estaba estudiando en la universidad, en Venezuela. Ellos me dijeron que una vez  estaban pasando vacaciones en un lugar muy bonito de mi país, que tiene muchas playas bellas y muchas tiendas donde comparar ropa muy bonita, muy buena y muy barata. Uno de ellos tuvo la muy mala idea de robarse algo que le gustaba mucho, para así no tener que gastar su dinero. Además, invitó a los otros amigos a hacer lo mismo, y ellos le hicieron caso. Así que, aquel día todas esas personas se robaron algunas ropas de aquella tienda. Y según recuerdo, me dijeron también que después volvieron a ir varias veces a ese bonito lugar de Venezuela, y siempre hacían lo mismo. 

 Lo más grave, mi preciosa, es que esos amigos míos (que ya eran personas adultas, y con dinero) me contaron eso como si fuera algo muy bueno y divertido; algo para aplaudirlos. En ese momento yo no fui valiente para decirles que eso estaba mal. Pero, sí recuerdo que me quedé muy preocupado, pensando que a veces las personas – y nosotros mismos – pueden hacer cosas tan malas como esa de robar ropa en una tienda, y pensar que es algo muy bueno; algo para que los demás los feliciten. ¿No te parece que es algo muy feo, y sobre todo muy triste, mi vida linda?

 Dios te bendiga, hija.

Papi


Fundación Internacional de Kanagawa, Info: Medicamentos / Clases de japonés

junio 4, 2012

Hola, estimados Soleros, gran familia latina e hispanohablante de Japón.

La Fundación Internacional de Kanagawa nos hace llegar muy gentilmente información valiosa, para los habitantes de habla hispana de esa prefectura y de todo el archipiélago nipón.

LISTA DE MEDICAMENTOS   

La Asociación de farmacéuticos de Kanagawa ofrece información detallada sobre algunos medicamentos que requieren precaución para ser tomados:

 
Español:http://m.r.cbz.jp/xquu6977/tvhn

 

CLASES DE JAPONÉS

En el “Tsuruma Yomikaki no Heya” (Aula de lecto-escritura de Tsuruma) puede aprender el japonés de uso cotidiano.

Curso A: 

Fecha: 5 de Junio -3 de Julio. Todos los martes, 10:00-12:00.

Lugar:YAMATOSHI SHOGAI GAKUSHU CENTER(A 10 minutos de la estación Yamato de las lineas Odakyu y Sotetsu).

Curso B

 Fecha:4 de Junio – 2 de Julio. Todos los lunes, 19:00~21:00.

Lugar:  YAMATOSHI HOKEN FUKUSHI CENTER:(A 5 minutos de la estación Tsuruma de la linea Odakyu)

■Dirigido a・Personas procedentes del extranjero que viven en Yamato

・Personas procedentes del extranjero que trabajan en Yamato

・Personas procedentes del extranjero que estudian en alguna escuela de Yamato

・Personas que pueden leer y escribir redacciones sencillas en japonés

 ■Contenido・Leer los avisos emitidos por la escuela

・Leer los avisos de búsqueda de personal, etc..

■Costo: 1,000 yenes

■Forma de aplicación: Ir directamente a la sección de KOKUSAI DANJYO KYODO SANKAKU de la Municipalidad de Yamato , o llamar al teléfono: 046-260-5164, hasta viernes 1ro. de Junio. 

En la siguiente página web, Usted podrá encontrar los más de 100 lugares, en la Prefectura de Kanagawa, donde estudiar el idioma japoné: http://m.r.cbz.jp/xquu6977/kvvw

※ En caso de que no pueda acceder mediante el enlace, favor de hacernos saber:、infokanagawa@k-i-a.or.jp

Amigos Soleros, esperamos les sea de utilidad.

SOL, Servicio y Orientación al Latino

“El sol brilla siempre dentro de ti”