FOTOS Y LECTURA PARA NIÑOS ESCOLARES

octubre 1, 2019

¡Hola, mis muy queridos Soleros de todas partes del mundo!

Siempre gracias por su inestimable atención a este su espacio, SOL, Servicio y Orientación al Latino.

Hoy, por primera vez en todos estos años creando contenidos para Ustedes, les voy a ofrecer una de mis  publicaciones a cambio de dinero, o, más bien, a cambio de la gentil contribución que Ustedes – en función de sus posibilidades y del valor educativo-recreativo que le atribuyan al material – tengan a bien hacer.  

Lo que intento “venderles”, a diferencia de mis habituales escritos de opinión e informativos, requirió mucho más tiempo y esfuerzo de lo usual. Es simplemente una labor que exige dedicación, y es justo que tenga una compensación monetaria. De hecho, simultáneamente a la publicación de mi proyecto por este medio, estoy considerando la posibilidad de llevarlo a formato impreso, de hacer un libro.

Sólo podrán tener acceso inmediato a las fotos aquellas personas que tengan Power Point, o quienes sepan como pasarlo a formato PDF.

(Para acceder al material pinchar el siguiente enlace, “Mi vecino, Karasu-san“)  

Mi vecino, Karasu-san es un material de fotos y lecturas para niños escolares que están aprendiendo a leer. Es el primer ejemplar de una serie titulada DESDE MI BALCÓN, que intentará mantenerse en el tiempo mientras tengamos vida… y apoyo financiero, claro está.

“Karasu” significa cuervo en japonés. Una vez que hayan accedido a las fotos  encontrarán una explicación más detallada sobre el particular.

Instrucciones: 1) Leer los diálogos de izquierda a derecha; 2) Al hacer las primeras lecturas demostrativas a los niños, esmérense en imitar la “voz” del cuervo, con el fin de hacerlo más entretenido, y,  de ser posible, pídanle a los niños que hagan lo propio cuando lean ellos.

Datos de mi cuenta bancaria:

(Nota: las personas ubicadas en Japón, además del procedimiento convencional, también podrán depositar su contribución, de manera sencilla, vía teléfono inteligente. Quienes se encuentran en el exterior deberán esperar brevemente por esa alternativa, hasta que afine los últimos detalles técnicos) .

Nombre: Ángel Rafael La Rosa Milano

Banco: SMB, Sumitomo Mitsui Banking Corporation

Número de cuenta: 1532954

Número de la sede del banco: 261

Mil gracias, ¡y que lo disfruten!

Ángel La Rosa

El Sol brilla siempre dentro de ti

Anuncios

OLÍMPICAMENTE HABLANDO

septiembre 3, 2019

Cultura deportiva nipona: Clubes deportivos estudiantiles

Desde mi perspectiva latino-venezolana, los clubes deportivos estudiantiles de Japón son demasiado rigurosos en relación al tiempo de entrenamiento que exigen a sus integrantes. Prácticamente demandan de éstos dedicación exclusiva.

En la escuela secundaria de mi hija, por ejemplo, equipos como el de béisbol, tenis, atletismo y voleibol entrenan 6 días a la semana – llueve, truene o relampaguee – más algunos domingos, casi todos los feriados y muchos días vacacionales.

Tengo un compañero de trabajo cuya hija pertenece al equipo de baloncesto de su escuela primaria. En dos ocasiones que tuvimos descansos de más de una semana, al preguntarle a éste si había descansado bien, me respondió contrariado: “Casi todos los días tuve que llevar a mi hija a prácticas y torneos. Es duro”. Ahora, siempre que tenemos asuetos prolongados, le pregunto a mi amigo, en broma y en serio, cómo estuvo el baloncesto…

Para una cultura como la nipona, con su proverbial laboriosidad y elevado sentido de sacrificio, tanto rigor deportivo a tan temprana edad pudiera ser normal, parte de sus costumbres. Sin embargo, en la actualidad, cada vez más japoneses cuestionan tal sistema, porque pareciera estar exclusivamente concebido para formar deportistas de alto rendimiento y no – como debiera ser, en mi criterio – para brindar a los estudiantes una opción recreativo-deportiva, como parte de un programa educativo orientado a la formación integral del individuo. Claro está, a los deportistas natos (en caso de que, efectivamente, deseen dedicarse en cuerpo y alma a su disciplina)se les prestaría mayor atención; éstos tendrían la opción de un entrenamiento más intenso.

Pongamos el caso de mi hija de 12 años, en primero de secundaria básica.Ella siempre ha sobresalido en las carreras de velocidad, y se defiende tanto en voleibol como en bésibol. En parte, porque, al ser los deportes que yo mismo practiqué en mi etapa estudiantil, trato de disfrutarlos con ella, frecuentemente.

Por esa razón, a comienzos del último año de primaria, mi esposa y yo acordamos conjuntamente con nuestra hija que, cuando ella entrara a la secundaria, se uniría a alguno de esos equipos, con lo cual garantizaría el componente deportivo de su educación integral, junto al artístico (piano) y al académico.

Pero, en ese último año, tras constatar el fuerte horario de los clubes en cuestión, nos alarmamos y echamos marcha atrás con el plan. De hecho, nuestra hija manifestó clara y firmemente que no estaba dispuesta a invertir tanto tiempo y esfuerzo sólo en una práctica deportiva. Nosotros sus padres respaldamos totalmente su posición.

No todos los niños que practican un deporte determinado sueñan con los juegos olímpicos, o con ser deportistas profesionales. Muchos, como mi hija, lo hacen por pura diversión. Desde muy pequeñitos, disfrutan el juego deportivo – y la actividad física en general – como lo que es, una fuente de recreación, por encima de todo. Y no tienen que dedicarse de lleno a su práctica, para aprovechar los inmensos y múltiples beneficios que éste trae a su vida.

Incluso los niños que desde muy temprana edad se perfilan como grandes atletas – y entran deseosos a los equipos deportivos – deberían tener más tiempo libre para otras actividades recreativas o de otra índole, muy importantes en su formación personal, en su vida.

Al final, mi hija decidió entrar a la banda musical a tocar trompeta. En estas vacaciones veraniegas, no ha tenido ensayos, por lo que ha podido disfrutar de un sinfín de actividades más, incluidas las deportivas. Y muy importante: A lo largo del año, excepto por alguno que otro concierto, ¡tiene todos sus fines de semana para ella!
Huelga decir lo feliz – y libre – que se siente mi pequeña trompetista.

 


ANÉCDOTAS DE MI PAPÁ: Esposo respetuoso

abril 7, 2019

En una cultura como la nuestra que, hasta hace poco, prácticamente le rendía tributo al machismo, un hombre cien por ciento fiel a su mujer era una rareza.

Lo paradójico es que, como aprendería yo con los años, las propias mujeres latinas, en mayor o en menor grado, contribuían a la existencia de esa mentalidad machista en la sociedad.

Por favor, relean lo que escribí. No estoy sugiriendo – ¡ni por equivocación! – que las féminas sean las responsables, sino que, por prácticas culturales muy arraigadas, ellas, en general, eran parte activa del problema.

Pero, este escrito no es una disertación sobre el machismo y sus causas, sino una reflexión muy ligera y anecdótica sobre la conducta de mi difunto padre en relación a ese aspecto en particular.

Algo que aún le agradezco a él, profundamente, es el respeto que, estando conmigo, siempre mostró hacia mi madre. De acción y de palabras. Creo que es un rasgo admirable.  De tanto en tanto, me esfuerzo en encontrar en la memoria algún detalle, algún desliz, algún pequeño error… y nada.

No es poca cosa, considerando lo normales que eran esas conductas sexistas a mi alrededor, durante mis años infantiles y juveniles.

Ahora bien, si mi papá le fue siempre fiel a mi mamá, eso no lo sé. Quisiera creer que sí, pero ni siquiera por él puedo “meter las manos en el fuego”. Lo único que puedo asegurar, insisto, es que en mi presencia – y en ausencia   de mi mamá – permanentemente se condujo con el más absoluto respeto.

La fidelidad siempre ha sido algo sumamente importante para mí (tanto que, para no incurrir en falta, apartando las relaciones pasajeras, sólo he tenido dos novias formales en mi vida: mi primer amor y mi esposa), por eso me haría inmensamente feliz si mi papá fue honesto con mi mamá. Pero, el sólo hecho de que en tantos años, en infinidad de momentos padre-hijo, él haya sido un esposo tan respetuoso, caballeroso, ejemplar, lo hacen merecedor de mi admiración, mi respeto y mi agradecimiento eternos.

Querido papá, gracias miles por tan valioso ejemplo. Ahora es mi turno de ponerlo en práctica.


Teléfonos inteligentes y noctambulismo en menores

marzo 28, 2019

Image result for niñas adolescentes usando el móvil en la cama

Recientemente, fuimos consultados por unos amigos latinoamericanos de Tokio, sumamente preocupados porque su hija adolescente de pronto les manifestó que no quería seguir asistiendo a su liceo, donde ella estaba cursando el último año de la secundaria.

La preocupación de los padres estaba por demás justificada. La joven, que había iniciado con mucho entusiasmo en el instituto ( de su propia elección, por cierto), de un momento a otro comenzó a manifestar un fuerte deseo de salirse.

Mis amigos, como es lógico, estaban consternados, confundidos. Pero, el  súbito rechazo de su hija por el colegio no era el único problema. Comenzó a tener mal rendimiento académico, y era bastante difícil hacer que se levantara en las mañanas para asistir a clases. Aunado a eso, la joven tenía dificultad para explicar debidamente las razones de su repentina insatisfacción. De manera muy vaga, sin poder dar detalles concretos, su única explicación era que no entendía bien las clases de algunos profesores. Los padres, por su parte, temían que su hija pudiera estar siendo víctima de acoso escolar, o que tuviera algún otro problema personal serio, pero ella insistía en que no se trataba de eso.

Los padres, visiblemente afectados, me explicaron que un par de doctores que habían visto a su hija no habían podido determinar la causa , y que uno de ellos incluso sugería que se le recetasen medicamentos.

Así las cosas, mis amigos me pidieron que hablara con la joven. No perdíamos nada. La conozco desde pequeña; actualmente, nuestros esporádicos encuentros son muy cordiales y, de paso,  podemos comunicarlos en español perfectamente, todo lo cual  – pensamos – sería beneficioso. Ella, tal vez, se sentiría más relajada, menos presionada que si se tratara de un doctor.

Lo cierto es que tras conversar con la muchacha un par de horas, amenamente, logré determinar algo muy serio que ella no había querido revelarle a sus tratantes: Pasaba prácticamente toda la noche en vela, usando su teléfono inteligente. Como es lógico, le era humanamente imposible levantarse en las mañanas para ir a clases, y al no poder decirle a sus padres la verdad sobre esa indisposición matutina diaria, tuvo que inventarse la excusa de su inconformidad con las clases en general.

Para recuperar las horas de sueño perdidas, la somnolienta muchacha dormía durante la mayoría de sus clases, y al regresar a casa, sintiéndose aun adormilada, tomaba una larga siesta, tras la cual se levantaba totalmente recuperada y, en consecuencia, pasaba toda la noche despierta, pegada a su teléfono.

En un tiempo relativamente breve, debido su uso prolongado del móvil por las noches, la joven estudiante se convirtió en noctámbula, lo cual le alteró radical y traumáticamente su ritmo de vida normal, incluyendo sus estudios y demás actividades cotidianas.

Este modesto escrito, sobre una problemática que, actualmente, afecta a tantos millones de adolescentes en el mundo entero, sería incompleto si no nos referimos a la inmensa responsabilidad que tenemos los padres y adultos en general,  en tan alarmante situación.

Pero, la responsabilidad de nosotros los padres en éste y otros hábitos dañinos de nuestros hijos es un tema fundamental que requiere un escrito aparte. Así que hoy, para finalizar,  sólo les pediremos a esos ocupados y esforzados progenitores que por favor estén muy atentos; que supervisen y controlen el uso que dan sus muchachos a los teléfonos inteligentes, y así evitar situaciones que pudieran causarle daños graves en esa etapa adolescente, tan bonita y complicada a la vez.


Me ofrezco para embajada en Japón

marzo 6, 2019


¡VENEZOLANAS PROSTITUIDAS NECESITAN AYUDA!

febrero 17, 2019


Hay que boicotear los eventos consulares venezolanos

diciembre 1, 2018