Coronavirus y más

Jueves 16 de Abril, 9:20 a.am.

Piensen lo siguiente estimados compatriotas (y también la cuerda de bocabiertas, jalabolas y zánganos chavistas que todavía creen que Chávez era chévere porque les tiró unas pocas limosnas, cuando en realidad fue el padre del cártel narco asesino que somete a Venezuela): La mayor súper potencia mundial, EE.UU., que cuenta con un sistema de salud avanzado, equipos médicos de alta tecnología y especialistas del más alto nivel,  es el país con más contagios y muertes por el Coronavirus.

Hasta ayer, en ese país el número de casos confirmados alcanzó los 641.726 (seiscientos cuarenta y un mil, setecientos veintiséis),y el de fallecidos llegó a 28.390 (veintiocho mil trescientos noventa).

Por el contrario, en la colapsada Venezuela, donde, de manera insólita reaparecieron enfermedades erradicadas hace años, como el sarampión y la difteria, los casos positivos no llegan a 200 y las muertes no llegan a 10…

Lo voy a repetir una vez más y las veces que sea necesario: No hay nada que yo desee más,  en estos momentos, que esas cifras venezolanas fueran reales; que mis coterráneos allá (que bastante sufrimiento han tenido ya a manos de los malditos criminales que los “gobiernan”) estuvieran realmente bien atendidos y protegidos. Pero eso es falso de toda falsedad.

Es verdad, lo malnacidos que someten a Venezuela y su infinita maldad serán los responsables de la nueva tragedia infecciosa que se avecina, pero la falta de información y la ignorancia también pueden resultar mortalmente dañinas.

En relación a mi trabajo, les comento que hoy me quedé en la casa, porque asistieron pocos pacientes y mi presencia no era necesaria. Por eso pude sentarme a escribir estas líneas a esta hora. Mis jefes y yo lo estamos resolviendo día a día. Así que todavía no sé si mañana viernes me tocará trabajar.

Cuídense mucho, protéjanse.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Miércoles 15 de abril, 6:40 a.am.

En Japón, hasta ayer 14 de abril, la cifra de contagios era de 7.645, y la de muertes, 143, comparadas con 582.955 casos positivos y  24.432 fallecimientos en EE.UU..

En el caso de mi país, Venezuela por ejemplo, las bajas cifras tanto de infecciones como de decesos llaman la atención: 189 infectados, 9 fallecidos.

Ojalá fuera cierto que el virus mortal no está afectando a mis compatriotas, allá en mi país, tan severamente como a otros países. Pero no puede ser cierto. ¿Quién medianamente pensante puede creer que en un país donde antes de la llegada del COVID-19 ya el sistema de salud tenía años colapsado, tienen controlada la enfermedad?

No podemos olvidar que Venezuela está secuestrada y violada por una mafia de narco asesinos, capaces de cometer las mayores atrocidades para mantenerse en el poder y hacerse propaganda.

Aprovecho para contarles que ayer, martes 14, me volvieron a llamar del trabajo (esta vez el director del centro) para pedirme que fuera a trabajar hoy. Imagino que es porque algunos otros compañero de trabajo están descansando y necesitarán gente.

Me hago la pregunta: ¿todas las familias que envían usuarios al centro tienen realmente la urgencia de hacerlo? ¿Les es realmente imposible mantenerlos en sus casas? si la respuesta es no, están poniéndonos a todos en riesgo sin necesidad; tanto a los pacientes como a nosotros los cuidadores.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Lunes 13 de abril, 11:10 a.m.

Retomo mi artículo/relato anterior – escrito debajo de éste con el encabezado “Lunes 13 de abril” – para contarles que atendiendo la petición de uno de los superiores de mi sección para que fuera a trabajar hoy, me presenté en el centro a las 10 a.m., como de costumbre.

Cuando entré a la habitación de mi grupo, me sorprendió ver que hoy  habría 6 cuidadores (yo incluido) para atender a sólo 4 usuarios, de 9 que acuden normalmente los lunes.

Inmediatamente, le comuniqué mi inquietud al superior que me llamó ayer domingo, y le ratifiqué que, el jueves de la semana pasada, el jefe del grupo me había recomendado – siguiendo instrucciones de la dirección – descansar si yo así lo consideraba necesario, precisamente por la baja asistencia de pacientes. Éste se disculpó, aclarándome que no sabía de esa decisión del jefe, quien al saber de mi decisión de regresarme a mi casa, entendió perfectamente.

Al final, me tranquilizó saber que todo se debió a un malentendido, a una pequeña falta de comunicación entre mis dos superiores de grupo, y no a un repentino cambio de postura del jefe sobre la posibilidad de que yo me ausentase estos días. Esto último hubiera creado una situación incómoda, y hasta conflictiva, entre ellos y yo, considerando que fueron las propias autoridades del centro quienes recomendaron al líder del grupo que, debido a los días de descanso pagados que yo tenía acumulados, podía descansar si así lo deseaba.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Lunes 13 de abril

A pesar de las bajas cifras tanto en casos positivos como en muertes por el COVID-19 (en comparación con Estados Unidos y los países de Europa central, por ejemplo), recientemente el gobierno japonés ha estado redoblando sus llamados a la población, exhortándola a fortalecer las medidas de prevención contra el virus.

En ese marco de acción, la semana pasada se informó sobre una alocución nacional para el pasado viernes 10, donde el primer ministro Abe supuestamente anunciaría nuevas medidas (con carácter de mandato, no sólo de recomendación como hasta ahora). Esto lógicamente provocó reacciones inmediatas en la ciudadanía, tanto de parte de quienes – como yo – piden restricciones oficiales, como de aquellos que consideran que no son necesarias.

Pero, al final (según me explicó mi esposa. Esto no lo pude constatar por mi cuenta), el primer ministro lo que hizo fue plantear que ¡el anuncio de las medidas se pospusiera dos semanas!

Así las cosas, en mi trabajo (un centro para personas con necesidades especiales, donde pasan el día y regresan en la tarde a su casa), nos informaron que debido a que, esta semana que comienza, el número de usuarios disminuiría aproximadamente a la mitad, no era necesario que fuéramos todos los cuidadores a trabajar, así que quienes quisieran ausentarse, por precaución contra el virus, podían hacerlo.

Aunque, desde el principio le he manifestado a mis superiores mi preocupación porque tengamos que seguir trabajando, no pedí inmediatamente el permiso para ausentarme, porque anteriormente el jefe de mi grupo me había explicado que los cuidadores que laboran sólo 6 horas al día – como es mi caso – no contarían con permiso remunerado.

Pero, para satisfacción mía, la semana pasada me informaron que yo tenía acumulados 27 días de permiso remunerado (raramente utilizo esos días), por lo que podía tomarlos si quisiera. Todos juntos o salteados, como yo decidiera. Así que decidí tomarme el viernes pasado y toda esta semana de descanso, aclarando que si llegaban a necesitarme realmente podían llamarme.

Bueno, ayer domingo 12 en la noche, uno de mis superiores me llamó para preguntarme si hoy lunes 13 podía ir a trabajar… No quise preguntarle a que se debía la necesidad de mi presencia, asumiendo que si me piden que vaya (a pesar de que prácticamente no he comenzado mi descanso) debe ser porque en realidad hago falta. Pero entonces, no puedo evitar preguntarme: ¿por qué me enfatizaron tanto que podía irme a descansar, sin problemas?.

Después les sigo contando. Continuará…

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Martes 31 de marzo de 2020

Según el conteo periódico de casos de COVID-19 realizado por el diario en Inglés Japan Times (https://www.japantimes.co.jp/liveblogs/news/coronavirus-outbreak-updates/), hasta ayer,  lunes 30 de marzo, en todo Japón se habían realizado 28.966 pruebas del Coronavirus.

Cabe resaltar que en su más reciente conferencia informativa sobre el virus, el presidente estadounidense, Donald Trump, informó que, hasta la fecha, en ese país se habían realizado un millón de pruebas.

Nos preguntamos, ¿no es lógico suponer que si aquí en Japón se hubiese realizado un número tan elevado de pruebas como en Estados Unidos, subsiguientemente se confirmaría también un número tan elevado de contagios? Muy superior al que existe actualmente?

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,………………….

Lunes 30 de marzo de 2020

Para el momento de escribir estas líneas, en varios países de los 5 continentes, el coronavirus está matando a cientos de personas diariamente, creando una crisis sanitaria sin precedentes, y según las autoridades competentes es muy probable que tan aterrorizante situación siga empeorando aceleradamente en los próximos días.

Por el contrario, aquí en el archipiélago nipón, hasta la fecha, el impacto del covid-19 ha sido, si se quiere, leve, en comparación con los alarmantes índices de infección y mortandad arrojados por los países más afectados.

Pero, aunque son cifras que deberían tranquilizar a quienes residimos en Japón, en nuestro caso en particular producen el efecto contrario. ¿Por qué?

Antes quisiéramos dejar claro que, en nuestra condición de extranjeros en suelo japonés, somos respetuosos de su gobierno y obedeientes de sus leyes. Pero, al aportar con nuestro trabajo (y nuestros impuestos) al bienestar de este gran país, también tenemos derecho a ser críticos cuando lo consideremos necesario.

Dicho lo anterior, nos sentimos con en el deber de expresar nuestra profunda procupación por las bajas cifras de nuevos casos y de fallecimientos por el COVID-19 que maneja el gobierno japonés.

Según el portal de NHK (Corporación Radiodifusora de Japón) https://www3.nhk.or.jp/nhkworld/es/, en suelo nipón, hasta el día de hoy (lunes, 30 de marzo) se habrían producido unos 1.700 contagios y 65 muertes, comparados con los 130.000 contagios y las 2.300 muertes en Estados Unidos, por poner un ejemplo.

El gobierno Japonés sostiene que el bajo número de infecciones del país (comparativamente) se debe a que ellos lograron ubicar los principales focos de contagio de manera temprana, lo cual les permitió contener la transmisión del virus significativamente. Sin embargo, nosotros nos inclinamos por la tesis de que las bajas cifras de contagios en el archipiélago nipón se deben al hecho de que no se han realizado suficientes pruebas del virus en la población.

Un caso en particular, por su gravedad, nos llama poderosamente la atención. Según el portal de noticias de la agencia noticiosa estatal japonesa NHK, en un centro de cuidado de personas con necesidades especiales ubicado en la prefectura de Chiba, 86 personas, entre usuarios y cuidadores, resultaron positivos en el COVID-19.

Es perfectamente comprensible preocuparse y hacerse las siguientes preguntas: si en ese solo centro se detectó semejante número de infecciones, ¿cuántas personas más pudieran estar contagiadas en esa localidad, y en esa prefectura?; ¿Cómo se introdujo el virus en el referido centro?; Los cuidadores del centro que pernoctan diariamente fuera del mismo han tenido contacto directo con otras personas, incluidos familiares?

Aprovechamos para hacer una modesta recomendación a las autoridades sanitarias de Japón. Realicen al menos una o dos pruebas  del COVID-19, en todos los centros asistenciales del país, aleatoriamente, entre usuarios y cuidadores. Es justo y necesario.

Señores del gobierno, autoridades competentes, esperammos por respuestas y acciones, antes de que sea demasiado tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: