“Mi esposo dijo que iba a matarme”

abril 6, 2012

          Hace pocos días, me encontré por casualidad a una señora conocida mía, madre de un niño pequeño. Me llamó la atención que a esa hora (temprano en la mañana) ella iba en dirección contraria a la usual, y con una gran preocupación reflejada en el rostro.

 Al saludarla, me dijo, con evidente consternación, que esa misma mañana el esposo había amenzado con matarla, y por eso ella iba en camino a denunciarlo a la policía.

 Estimados lectores: ¿Qué hubieran hecho Ustedes en mi lugar?

 Un dato relevante: mi amiga es extranjera y el esposo japonés. Pero debo aclarar que mi intención no es generar aquí algún tipo de crítica o reacción en contra de nuestros anfitriones. Esto es sencillamente un aspecto que puede ayudarnos a todos quienes vivimos en este gran país, a entender la desesperada situación – y encontrarle soluciones – de esta mujer y madre, y de otras que pudieran estar enfrentando el mismo peligro.

Si bien en las últimas décadas ha habido avances significativos a nivel mundial en la lucha contra la violencia doméstica, el nivel de concientización de la sociedad, en general, sigue siendo bajo. Según un artículo de la publicación digital en inglés “Womensphere” http://womensphere.wordpress.com ), en Japón, por ejemplo, “los expertos y activistas advierten que el grado de violencia debe ser mucho mayor al manejado oficialmente, ya que muchos japoneses aun piensan que la VD es un asunto familiar y no una violación de los derechos humanos de la mujer”.

En el mismo artículo leemos que en 2008, una encuesta gubernamental hecha a 1.358 mujeres (con pareja o separadas) reveló que un 33,2 % había sufrido maltrato físico, amenazas sicológicas y coerción sexual por parte de sus parejas. Y en 2009, la VD en Japón aumentó 11,7 % (28.158 casos reportados), el porcentaje más elevado desde que las encuestas se iniciaran en 2002.

Entonces, ¿cómo reaccionaría Usted si una conocida suya pasa por algo así?

En las líneas de ayuda telefónica (hace algún tiempo me desempeñé como orientador telefónico, en la Tokyo English Life Line, TELL, y, posteriormente, en la Línea de Apoyo al Latino, LAL), cuando una mujer llama diciendo que fue amenazada de muerte por su pareja, el procedimiento a seguir es claro y estricto: se le sugiere a la llamadora que abandone la casa, se traslade a algún lugar seguro, y busque protección policial lo antes posible.

Ante una amenaza de muerte por parte del compañero, no hay tiempo para especular si éste sólo pretende asustar a la víctima (lo que constituye maltrato psicológico) o si piensa matarla realmente. Por esta razón es que se recomienda a la mujer actuar lo más rápido posible, haciendo lo que esté a su alcance para proteger su vida.

Si, por las razones que sea, subestimamos la amenaza y no urgimos a la mujer amenzada a ponerse a resguardo, podríamos contribuir involuntariamente a que ocurra una tragedia.

Así que le dije a mi amiga que ella estaba haciendo lo correcto al denunciar al esposo por amenazarla de muerte, y que se pusiera a salvo inmediatamente.

Huelga decir que pasé el resto del día muy preocupado pensando en ella, y en cómo podría yo ser más útil. Pués bien, en la tarde se me presentó la oportunidad de ayudar. Por una grandísima “casualidad” me conseguí al esposo de la señora, quien se encontraba conversando con otra conocida de ambos. Lo cierto es que tras dudar unos pocos segundos (no es lo más sencillo de hacer, sobre todo si uno tiene relaciones cordiales con los dos miembros de la pareja), me acerqué y le dije al hombre, en presencia de la otra mujer, lo que me había dicho su esposa horas antes, y que yo estaba considerando ir también a la policía a denunciarlo.

El hombre primero se sorprendió, pero luego dio señales de estar muy preocupado y avergonzado, lo que yo tomé como una aceptación de culpabilidad y arrepentimiento.  Precisamente su actitud, si se quiere pacífica (confieso que yo estaba algo ansioso y preparado para lo peor), me hizo adoptar un tono más bien calmado, sugiriendo que, aunque su conducta había sido absolutamente condenable, aun se podían arreglar las cosas de una manera civilizada.

Después de mi relato y de mi explicación, sé que todavía habrá quienes se oponen a mi decisión de encarar a este hombre por amenazar de muerte a mi amiga. Sobre todo porque les preocupa que uno pueda salir perjudicado de algún modo (especialmente si el maltratador en cuestión es una personal realmente violenta) y la familia también. Los entiendo perfectamente; no les falta razón. Pero voy a insistir en esto. En una situación como esta, no se puede correr el más mínimo riesgo de que el abusador esté considerando seriamente matar a su pareja. Además, pienso que mi intervención en un problema marital tan lamentable fue una especie de respuesta instintiva para proteger a otro ser humano de un peligro inminente. Así que estoy convencido de que muchos de Ustedes hubieran actuado igual en una situación parecida.

Lo importante es que ahora ese hombre violento sabe que esa mujer no está sola (la mayoría de los abusadores se aprovechan del estado de indefensión de sus parejas); que hay personas que sabemos que él la amenazó de muerte (incluida la policía), y que estamos dispuestos a tomar medidas para impedir que él atque a su esposa y se convierta en asesino, o que sencillamente la vuelva a maltratar psicológicamente.

Para finalizar, unas breves reflexiones, estimados lectores. Es importante que entendamos que esos hechos tan lamentables no ocurren sólo en las novelas televisivas. Triste y preocupantemente, pasan a nuestro alrededor con más frecuencia de la que imaginamos. Por eso debemos estar atentos, y prestos a ayudar a las víctimas según nuestras posibilidades. Por ejemplo, si no queremos involucrarnos directamente, podemos denunciar al abusador de forma anónima.

Ningún hombre que maltrate psicológica o físicamente a una mujer (o viceversa, por supuesto) puede quedar impune. Debe ser denunciado y castigado.

Y como siempre repetimos ante hechos de violencia doméstica, el maltratador presenta problemas mentales y emocionales muy severos que requieren urgente atención epecializada, para bien de toda la comunidad. De ahí que cualquier castigo aplicado debe estar contemplado en las leyes y diseñado para lograr la reinserción de dicho individuo en la sociedad, sin que represente un peligro para nadie, nunca más.

Ahora, les pido por favor que todos me acompañen en esta oración: Energías protectoras, les pido con todas las fuerzas de mi ser que mi proceder haya sido correcto, y no ponga en peligro a mi familia. Y sobre todo, que haya sido para bien de esa desesperada mujer y madre amiga mía… y también para ese pobre hombre enfermo que le dijo que iba a matarla…

Ángel Rafael La Rosa Milano

«El sol brilla siempre dentro de ti»

 


Tocando mi puerta… y mi corazón

marzo 31, 2012

Revista La Atalaya         

 Hoy (sábado 31 ) pasó algo después de lo cual sentí la imperiosa necesidad de escribir esto inmediatamente.

En una gélida y nublada tarde sabatina con fuertes vientos que anunciaban tormenta, me encontraba en la comodidad y el calorcito de mi hogar, disfrutando de un inusualmente largo reposo vespertino, junto a mi esposa y mi hija, cuando de pronto sonó el timbre. Definitivamente, el último sonido que espera oír uno en un momento así.

 Pensé en no responder el llamado, sospechando que podría tratarse de algún vendedor de fines de semana, y sobre todo dada la muy confortable situación en la que estaba. Pero cambié de opinión. Receloso como estaba de atender, me sorprendía el hecho de que un vendedor pudiera ser tan temerario como para desafiar condiciones climáticas tan adversas, así que me acerqué sigilosamente a la puerta para ver  a través del visor.

 Aquel inoportuno visitador lucía más bien como un Testigo de Jehová, por lo que decidí abrirle. Y ahí estaban: un hombre de mediana edad y una joven mujer (al caballero no lo reconocí, pero a la muchacha ya la había visto un par de veces), como siempre, muy agraciados en sus modales y en su aspecto personal;  rozagantes como en el más soleado de los días.     

 Aunque no estoy muy de acuerdo con la forma como estos diligentes visitadores cristianos difunden sus creencias (que son diferentes a las mías, además), en estos 5 años de residencia en Tokio he aprendido a ver el lado bueno de su infatigable pregonar, y de alguna forma les he tomado aprecio sincero. Y es porque aparte de mi natural aceptación de las tendencias religiosas del prójimo, veo que ellos se toman la molestia de visitarme cuando podrían estar reposando plácidamente, y siento que su interés por mi bienestar espiritual es genuino. Y adicionalmente, en la mayoría de los casos son hermanos latinoamericanos que me hablan en español, mi hermoso idioma materno.

 Tras 5 años de esporádicas, breves e interesantes conversaciones frente a mi puerta, ellos ya saben que mis convicciones no sólo difieren de las suyas, sino que son igual de firmes. Pero también saben que son siempre bienvenidos y apreciados. Por cierto, colecciono todos los folletos que tan gentilmente me dan, porque contienen material muy valioso para mi vida y la de mi familia (información, consejos, historias, etc.), si importar mi orientación espiritual.

 Repentinamente, me viene a la mente el recuerdo de mi amado difunto padre. En mi temprana juventud, me costaba entender que él pasara tanto tiempo hablando tan animadamente con los predicadores que nos visitaban en aquella época. Y resulta que ahora, sin proponérmelo, estoy haciendo lo mismo…       

 Mientras veía al gallardo caballero y a la agradable joven, ahí frente a mí, en tan cordial actitud, en tan severo clima, los respeté y admiré – y a mis otros amigos Testigos de Jehová – más que nunca. Y le agradecí, una vez más, íntima y profundamente, a su Dios y a mi Dios (que al final de cuentas tal vez son uno solo), que ellos pasaran hoy por mi casa, tocando mi puerta… y mi corazón. 

Ángel Rafael La Rosa Milano

«El sol brilla siempre dentro de ti»


Tenor peruano Francesco Petrozzi deleita nuevamente a los japoneses

diciembre 5, 2011

          Francesco Petrozzi como Don José en Carmen, 2010

        Francesco Petrozzi, tenor peruano de sonada trayectoria internacional, volvió a hacer las delicias del exigente público nipón, considerado por los entendidos como uno de los más conocedores de la ópera a nivel mundial.

El señor Petrozzi, quien se ufana de haberse paseado por escenarios de los 5 continentes, visitó Japón por séptima vez en su exitosa carrera operática. Vale destacar que, en esta gira septiembre/octubre por tierras niponas, el cotizado intérprete estuvo más atareado de lo usual, ya que participó en 2 obras distintas (con apenas una semana de descanso) presentadas por 2 prestigiosas casas de ópera europeas, la Bavarian State Opera y la Prague State Opera. Con la empresa germana interpretó a Lord Cecil en la ópera “Roberto Devereux” de Donizzeti, y con la checa a Mario Cavardossi en la ópera “Tosca” de Puccini. En ambas producciones, el tenor brindó interpretaciones memorables, cautivando a los presentes con el encanto de su cálida y bien matizada voz. En esta oportunidad, actuó en prestigiosos teatros del país nipón, entre los que destacan el Bunka Kaikan de Tokio y el Kanagawa Kenmin Hall de Yokohama.

Una vida artística signada por mucho trabajo y talento le ha merecido al reconocido artista peruano un lugar junto a excelsos cantantes líricos de ese país, pasados y presentes, quienes han colocado al Perú en un sitial de prominencia en el contexto latinoamericano y le han dado resonancia mundial, a saber, Luis Alva, Ernesto Palacio, Juan Diego Florez, Alejandro Granda y Andrés Veramendi, entre otros.

Francesco Petrozzi es nacido en tierras incaicas, de padre italiano y madre descendiente de italianos, por lo que podría decirse que lleva la ópera en su ADN. Aunque, como él mismo nos explicara tras bastidores, curiosamente en su país se le asocia más con la cultura pop, debido a sus comienzos en ese nicho del entretenimiento de masas, en facetas que van desde cantante hasta presentador de programas televisivos, entre otras. Lo cual, dicho sea de paso, habla de su gran versatilidad y capacidad artísticas, atributos estos que le han ganado el aplauso de los amantes de la ópera en algunas de las capitales planetarias del género: Concertgebouw de Amsterdam, Opernhaus de Zurich, Opernhaus de Frankfurt, Staatsoper de Praga, y el Teatro Nacional de Munich, entre otros, lo mismo que en salas de concierto y festivales en Berlín, Viena, Toronto, Nueva Zelanda y los Estados Unidos. Igualmente, ha trabajado junto a grandes figuras de la ópera, entre quienes destacan Edita Gruberova, Placido Domingo y Sigfried Jerusalem, y ha sido dirigido por importantes Directores de la talla de Zubin Mehta, Fabio Luisi y James Levine.

Francesco Petrozzi como Don José en "Carmen", 2010

En una entrevista que Petrozzi ofreciera en años recientes a un importante canal de la TV peruana, dio la primicia de que planea grabar una especie de “testamento musical al Perú”, con valses y demás géneros tradicionales. Es fácil suponer que, gracias a la notoriedad y excelencia interpretativa del reconocido tenor sudamericano, esa loable iniciativa tendría una acogida formidable entre el público local e internacional; que sería un éxito rotundo.

Es de hacer notar que, desde hace años, el señor Petrozzi realiza en su Patria una importante labor de interés social, que lo ha llevado a presentarse junto a la Orquesta Sinfónica Nacional para públicos de los barrios marginales de Lima, escuelas públicas e incluso institutos penitenciarios. Entre sus actividades más recientes destaca el concierto «Sembrando Perú», al lado de la legendaria cantante Tania Libertad, y el cual se hiciera para ayudar a familias en situación de extrema pobreza, en el departamento de Piura en la zona norte del Perú. Y en Febrero de este año, cantó en la catedral de Chilca, al sur de Lima, para recaudar fondos destinados a la reconstrucción del mencionado templo, el cual fue destruido por el terremoto de 2006 que azotó el sur del país andino.

El laureado tenor peruano tiene planeado volver a Sudamérica en 2012, para presentarse el mes de marzo en el Teatro Argentino de La Plata, en la ópera «el Oro del Rhin» de Richard Wagner, y en agosto en el Teatro Municipal de Lima con la Opera «Marina» de Emilio Arrieta.

Francesco Petrozzi junto a la diva internacional Norma Fantini

Los interesados pueden encontrar en Internet gran cantidad de material audiovisual e impreso sobre el exitoso cantante lírico internacional, Francesco Petrozzi, aunque sería mucho mejor que pudieran verlo cantar en vivo, ¡por supuesto! y darse un banquete operático inolvidable, como afortunada y felizmente pudo hacer quien suscribe.

 Ángel Rafael La Rosa Milano

«El sol brilla siempre dentro de ti»


Somos hermanos, no me explotes

agosto 16, 2011

Este artículo, que es una queja personal contra algunas injusticias laborales que he experimentado durante mi estadía a de 5 años en suelo japonés, tiene la penosa particularidad de involucrar a empleados latinoamericanos que se prestan a cometer abusos en contra de su misma gente.

Por esta vez, decidí no mencionar nombres de empresas o individuos, ya que eso constituiría una denuncia pública (con implicaciones legales), la cual debí haber hecho antes, inmediatamente después de los incidentes, pero que no hice por negligencia y también por temor, producto de mi total desconocimiento del terreno que estoy pisando.

Como a los 6 meses de haber llegado a Japón, hice contacto con una agencia contratista, la cual me consiguió un trabajo en una fábrica de “obento” (comida para llevar). Recuerdo que tras una primera semana de “luna de miel” con la empresa alimenticia, comenzaron las irregularidades. En un papel que yo firmé, quedaba claramente estipulado que mi horario de trabajo sería de 12 del mediodía a 9 de la noche, y que en caso de laborar horas extras sólo sería hasta las 11 de la noche. Vale destacar que tales condiciones fueron debidamente discutidas y acordadas con un gerente y un supervisor de la fábrica, en presencia de mi agente latino, quien además fungió todo el tiempo como traductor. Pero en la práctica, comenzaron a pedirme casi todos los días que permaneciera hasta las 12 ó 1 de la noche, lo cual se convirtió en rutina diaria.

La respuesta del agente a mis constantes reclamos fue que hablaría con mis jefes y que seguramente esa situación sólo duraría unos pocos días. Pero ésta se prolongó por dos meses, ¡que fue el tiempo que duré en aquella fábrica!

Para colmo, al poco tiempo de haber ingresado, uno de mis supervisores directos (también latino), me consultó si yo podía trabajar “temporalmente” dos horas adicionales en la mañana. Yo sabía que si me negaba abiertamente pondría en riesgo mi empleo, así que en contra de mi voluntad – y de mis costumbres – tuve que idear una gran mentira para librarme de aquel abuso. “Lo que es igual no es trampa”.

Más recientemente, tras 4 años sin recurrir a agencias intermediarias, me registré en una por recomendación de un amigo hispano. Después de 4 meses sin saber nada de ellos, me llamaron para ofrecerme un trabajo como recolector de basura (con lo cual no tengo ningún problema), sólo por julio y agosto. Ocurrió que justo al final de la entrevista, cuando ya me habían confirmado para el cargo, me informaron sobre un par de condiciones para mí inaceptables. La primera me la hizo el jefe de la agencia, un señor latino: “posiblemente los japoneses te pedirán que te quites la barba”. La segunda me la hizo un empleado japonés: “el almuerzo hay que comprárselo a la empresa” (no sé si a la contratista o la de aseo). No acepté ninguna de las dos condiciones y, como Ustedes imaginarán, ellos tampoco me aceptaron a mí para el puesto. Por cierto, no tuvieron la decencia – ni el valor – de decírmelo personalmente. Sencillamente, no me llamaron el día acordado.

En el caso del almuerzo, un amigo criticó mi actitud, argumentando que es un beneficio para el trabajador porque es un «obento» muy económico (350 yenes) y muy balanceado. Pero, mi problema fundamental no es el precio (aunque mi esposa y yo podemos hacerlo por 150 yenes) ni la calidad de la comida, sino el hecho de que me obliguen a comprarlo. ¡Ninguna empresa puede hacer eso! En el caso de la barba, algunos dirán que es una tontería; que es cuestión de disciplina. Pero para mí en este caso (el trabajo consiste en trotar todo el día bajo un calor infernal) se trata simple y llanamente de control y discriminación. Ese trabajo es ya bastante duro, para que además tenga uno que lucir bonito.

Como latino en Japón, me indigna y me entristece ver que ALGUNOS de mis propios paisanos de América Latina contribuyan con la explotación instituida en ALGUNAS empresas niponas. ¿Cuándo se pasaron al bando contrario? ¿Olvidaron que ellos mismos llegaron a este país con una gran necesidad de trabajar, y con la muy humana esperanza de ser tratados dignamente?


Trabajo modesto, corazón inmenso

junio 10, 2011

          Pertenezco, honrosamente, a la gran legión de inmigrantes latinoamericanos que trabaja en Japón y, más específicamente, estoy entre los que han hecho literalmente de todo para ganarse el sustento (aunque en estos momentos trabajo principalmente como doméstico y niñero,  de mi casa y de mi hija): Desde labores muy modestas y arduas como la de limpiador en un hotel, pasando por algunas artísticas y entretenidas como la de mariachi, hasta otras socialmente más “celebradas” como la de profesor de idiomas. 

“Todo trabajo es digno”. Es verdad. Pero debo admitir, no sin vergüenza, que fue durante mi estadía en tierras niponas (llegué hace poco menos de 5 años), cuando comencé a despojarme realmente de ciertos prejuicios sobre realizar trabajos no acordes con mi formación académica y mi experiencia profesional. Y aunque la necesidad, fundamentalmente, es lo que me ha llevado a tomar empleos humildes, ha sido la propia vivencia laboral y el conocer a tantos hermanos latinos que se “rompen el lomo” bregando duro, lo que me ha hecho valorar y respetar aun más esas modestas ocupaciones.

 Honestamente, considero que cualquier empleo dignifica. No importa si somos ejecutivos u obreros en una empresa, por poner un ejemplo. Podemos – y debemos – desempeñarnos honrosa y meritoriamente en cualquier cosa que hagamos, de acuerdo con nuestras humanas posibilidades y capacidades.

 Pero este escrito está dedicado especialmente a aquellos paisanos, hombres y mujeres, que realizan las labores más modestas, en solidaridad y reconocimiento a su infatigable trajinar por salir adelante y levantar a sus familias. Durante su exigente experiencia laboral en suelo japonés enfrentan a diario innumerables retos. Muchos de ellos han dejado su amado terruño y se han separado de sus seres queridos, con la muy válida aspiración de prosperar en la vida. Y aun a sabiendas de que no será fácil; de que el sacrificio será enorme, se atreven a intentarlo, lo que refleja valentía, determinación, responsabilidad y espíritu emprendedor. Y por si esto fuera poco, a los inconvenientes que ellos encuentran en el duro sistema laboral japonés, hay que sumarle las dificultades de la adaptación cultural a un país como el nipón, tan distinto al propio.

 En estos casi 5 años, he conocido a muchos coterráneos de Latinoamérica, cuyas vidas y experiencias laborales en el archipiélago nipón, en busca de prosperidad, constituyen verdaderas odiseas merecedoras de toda nuestra consideración. Conocemos a los que no han regresado a sus países en larguísimo tiempo; los que han debido separarse de sus cónyuges e hijos por varios años; los que han trabajado de noche, de forma ininterrumpida, por extensos períodos; los que tienen la imperiosa necesidad de trabajar simultáneamente los turnos diurno y nocturno; los que viven en la mayor austeridad por mandarle todo el sueldo a sus familias; los que se privan hasta de los más pequeños placeres para proveer a los suyos aquí en Japón…. Y así, conocemos a un gran número de hermanos quienes, con su ilimitada capacidad de lucha y sacrificio, representan muy dignamente a las gentes de América Latina, y nos hacen sentir a todos muy orgullosos de nuestros orígenes y nuestra cultura. No podemos sino admirarlos sinceramente.

Pero, ante los grandes desafíos, hay algo más que los distingue, revelando su verdadero carácter: un proverbial optimismo, sustentado en una fe y una esperanza inquebrantables, que les permite sobreponerse a las situaciones más adversas. La misma naturaleza optimista que los hace  regocijarse con el deber cumplido y festejar sus triunfos; que los hace invencibles de mente y espíritu, para seguir batallando incansables, en pos de sus nobles sueños de felicidad.

Hermanos trabajadores, tanto esfuerzo no será en vano. La vida lo recompensará.  

 

Ángel Rafael La Rosa Milano

«El sol brilla siempre dentro de ti»


La recreación como terapia

mayo 10, 2011

Parque de montaña, "Kodomo no hi" 2011

Algunos artículos de esta columna resultan de elegir entre varias opciones; otros son impuestos por las circunstancias, y otros, como el que nos ocupa, más bien surgen espontáneamente, producto de alguna vivencia cotidiana. Este escrito en particular fue inspirado por un paseo familiar que hiciéramos el mes pasado, durante el descanso de la “Golden Week” con motivo del Día de los Niños en Japón (kodomo no hi). Entonces, visitamos un bonito parque de montaña relativamente cercano a nuestra residencia.

Todos sabemos que la recreación es necesaria (sobre todo el sano esparcimiento) por el bien que hace a nuestra mente y a nuestra salud en general. Pero, “del dicho al hecho hay mucho trecho”, así que no siempre ponemos en práctica este conocimiento sencillo y útil, privándonos con ello de mejorar considerablemente nuestra calidad de vida. Y es por la gran importancia de la recreación para el ser humano, especialmente como contrapeso al estrés, que quisiéramos insistir sobre el tema.

Aquel paseo campestre se produjo en condiciones muy particulares, un tanto adversas: mi esposa y yo nos sentimos afectados por el gran sufrimiento que causó la tragedia japonesa a tanta gente. Aunado a eso, nuestra adorada hija de 4 años debe ser operada de un quiste óseo (en un brazo), el cual recientemente le ocasionó la tercera rotura del mismo hueso en poco más de un año. Y adicionalmente, con las pocas clases que estoy dando no genero suficientes ingresos para el hogar. Pero el propósito de estas líneas no es lamentarnos – aunque todos tenemos derecho a expresar nuestros sentimientos – y mucho menos provocar lástima en nuestros amables lectores. Buscamos simplemente compartir nuestra experiencia personal, para aportar un granito de arena a la reflexión sobre la necesidad de hacer del descanso mental un hábito.

Durante ese placentero picnic en familia, pudimos corroborar lo altamente relajantes y saludables que son las actividades recreativas de ese tipo. La mente descansa realmente. “Descansar es cambiar de ambiente”, diría mi madre. Y es que en esos instantes de sano entretenimiento estamos sustituyendo temporalmente pensamientos y sentimientos estresantes (preocupación, temor, duda, rabia, tristeza, etc.) por otros positivos, producidos por los muchos estímulos gratificantes que nos rodean, tales como el idílico paisaje; mucha gente relajada y jubilosa a nuestro alrededor, una comida especial para la ocasión, la actividad física al aire libre, los eventos recereativo-culturales programados, la grata compañía de nuestros seres queridos, la dicha de nuestros pequeños…

Parque de montaña, "Kodomo no hi", 2011

Pero el beneficio no termina con el fin de la actividad recreativa. La sensación de bienestar general nos acompaña más allá de ese momento, manteniéndonos en un estado mental muy favorable, con energías renovadas. Y en ese armonioso «trance”, siempre vemos las cosas de mejor manera; evaluamos las situaciones más equilibradamente; enfrentamos los problemas diarios con mayor optimismo y determinación, y en general nuestra terrena existencia se hace más llevadera.

Definitivamente, esa amena excursión al campo (junto a otras técnicas de armonización habituales) contribuyó a mantenernos con mente y espíritu serenos para seguir sorteando las eventualidades.

Opciones recreativas

En Japón hay incontables opciones de recreación para todos los gustos y presupuestos. A continuación ofrecemos algunas sugerencias económicas:

  • Parques infantiles de la comunidad, o más grandes, donde puedan caminar, jugar, ejercitarse, o hacer picnic.
  • Museos, o centros culturales de la localidad, donde puedan disfrutar exhibiciones o eventos varios.
  • Paseos de playa o montaña.
  • Piscinas y balnearios públicos.
  • Reuniones familiares y de amigos (parrilladas al aire libre, por ejemplo).
  • Centros comerciales (¡sólo para ver y comerse un helado!) con atracciones infantiles.
  • Bibliotecas públicas con amplia sección infantil.
  • Rincón infantil de la comunidad, para los más pequeñines.
  • Exploración de su localidad a pie o en bicicleta.
  • Actividades deportivas o artísticas de los hijos.
  • Turismo económico a lugares más o menos distantes.
  • Una buena película, un buen libro, o un buen disco en casita.
  • Festivales musicales al aire libre.
  • Centros comunitarios de reciclaje (tiendas de artículos usados), ¡mi idea del paraíso!

Seguramente Ustedes, apreciados lectores, tendrán sus propias ideas de recreación sana. Lo importante es que logremos sosegar la mente, para así alcanzar un mayor equilibrio en nuestras vidas, y en la de quienes nos rodean. ¡Es justo y necesario!

Ángel Rafael La Rosa Milano

«El sol brilla siempre dentro de ti«


Pequeño tributo a las grandiosas madres

mayo 8, 2011

 

¡FELIZ DÍA,  MARAVILLOSAS MADRES!

Hoy, en SOL, nos unimos jubilosos a las manifestaciones de cariño, respeto, apoyo y admiración hacia las madres del mundo entero, incluidas nuestras admirables anfitrionas japonesas, entre quienes se encuentran mi idolatrada esposa y madre de nuestra hija de 4 años, así como mi querida suegra y mis apreciadas amigas niponas. 

Y enviamos nuestras felicitaciones especialísimas a las esforzadas madres latinoamericanas que viven en Japón, poniendo todo su amor y empeño en la misión sagrada de criar y orientar a sus hijos, y velar por su hogar.

También extiendo mi mensaje amoroso y solidario a todas las madres de mi país Venezuela, con dedicación muy exclusiva a mi madre querida, por supuesto, y a las super mamás de mi amada familia.

Y en forma de modesto presente, quiero compartir con todas ellas una muy sencilla grabación casera con 2 canciones de mi autoría dedicadas a mi esposa, aluisvas a esta bonita celebración.    

¡¡¡FELICIDADES!!!

Letra de las canciones

Mamita querida

I

Mamita querida, cantando te quiero decir:

Me diste la vida, y soy una niña feliz

Mamita querida, escucha mi humilde canción

Me sale del alma, te canto con el corazón

Coro

El amor que tú me das

Es tan puro y tan real

Que a tu lado yo me siento especial

Quiero ser igual que tú:

Mar sereno, cielo azul

Eres una bendición, eres mi luz

II

Mamita querida, a Dios quiero agradecer

Por ser la hija de tan formidable mujer

Mamita querida, si un día me debo marchar

Tu abrazo y tus besos conmigo por siempre estarán 

 

Me has dado todo

 

 

 

I

 

Mi amor, tú me has dado todo

 

La dulzura de tus besos cual la miel

 

Mi amor, tú me has dado todo

 

La belleza desde el fondo de tu ser

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha sin medida

 

Me harás padre, yo no lo puedo creer

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha sin medida

 

Serás madre, Dios te bendiga mujer

 

 

 

 

 

II

 

Mi amor, tú me has dado todo

 

A mis naves tú les enseñas el rumbo

 

Mi amor, tú me has dado todo

 

A mis campos tú los haces más fecundos

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha sin medida

 

Me harás padre, el ser más feliz del mundo

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha sin medida

 

Serás madre de ese sueño mío y tuyo

 

 

 

III

 

Mi amor, tu mes has dado todo

 

Llenas todos mis espacios y mi tiempo

 

Mi amor, tú me has dado todo

 

Estás siempre para mí, en cualquier momento

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha sin medida

 

Me harás padre, lo grito a los cuatro vientos

 

Y, hoy, me colmas de esta dicha si medida

 

Serás madre de mi amor que llevas dentro

 


Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a superar eventos traumáticos

marzo 25, 2011

(Texto elaborado por el personal de la línea telefónica en inglés de Tokio – TELL – y traducido al español por Ángel La Rosa)

Los niños pueden reaccionar a las situaciones traumáticas (tales como los recientes terremoto, tsunami y crisis nuclear), de muchas maneras diferentes. Los niños son muy sensibles y tienen dificultades para entender por qué ocurren dichos eventos. Para ellos puede resultar muy difícil superar experiencias atemorizantes. Y ellos observarán las reacciones de los adultos para hacerse una idea de cuán grave es la situación. Aquí los padres pueden ayudar mucho.

 Las reacciones más comunes para niños de cualquier edad:

  • Alteración del sueño, y pesadillas
  • Vigilancia extrema, y siempre alerta
  • Preocupación por su propia seguridad, la de su familia, amigos o mascotas
  • Hipersensibilidad a sonidos (sirenas, ruidos altos, objetos que se caen o rompen)
  • Temor a que ocurra otra tragedia
  • Merma de la concentración y la atención
  • Alejamiento de amigos, actividades sociales y de otro tipo
  • Se vuelven irritables y problemáticos
  • Molestias físicas (dolores de cabeza, estómago, etc.)
  • Reacciones fuertes a recordatorios de la tragedia (destrozos circundantes, noticias)
  • Dolor profundo y sentimiento de pérdida
  • Falta de interés por las actividades habituales

Los niños en edad preescolar (1-5) además pueden tener las siguientes reacciones:

  • Regresión a comportamientos de una edad más temprana (chuparse el dedo, mojar la cama, miedo a la oscuridad)
  • Temores nuevos (a personas extrañas, la oscuridad, animales o “monstruos”)
  • Revivir la tragedia mediante el juego
  • Llorar o demandar más cuidados de lo normal
  • Moverse alrededor sin rumbo, o permanecer inmóvil

Los niños de 6 a 11 años además pueden tener las siguientes reacciones:

  • Alejamiento de amigos y actividades sociales
  • dificultad para concentrarse
  • Aparición de temores infundados
  • Caída del rendimiento escolar
  • Sentimiento de responsabilidad por lo ocurrido
  • Sensación de letargo

Los adolescentes (12-17) además pueden tener las siguientes reacciones:

  • Revivir la tragedia como si fuera real
  • Caída en el rendimiento académico
  • Conductas riesgosas (ingerir alcohol, drogas, o hacer cosas dañinas para otros y para sí mismos)
  • Sentimiento de culpa por no haber sido capaz de evitar las heridas y muertes de los otros
  • Pensamientos depresivos y/o suicidas

Qué hacer para ayudar a nuestros hijos:

Reaccione con prudencia. Los hijos se guiarán por la conducta de sus padres y demás personas a cargo. Mantenga una actitud serena y apropiada emocionalmente. Mostrar mucha preocupación puede incrementar la ansiedad de su hijo.

Escúchelo. Permita al niño hacer preguntas y expresar sus preocupaciones. No cuestione sus sentimientos.

Responda de manera breve y honesta. Las explicaciones deben ser de acuerdo a la edad, y no demasiado detalladas. Si Ud. no sabe todas las respuestas, está bien admitirlo.

Limite la exposición del niño a las noticias. Proteja a su hijo de la cobertura mediática excesiva.

Haga que su hijo se sienta seguro. Dígale qué hacer durante una réplica, por ejemplo, y explíquele qué está haciendo Ud. para proteger a la familia. Esto tal vez deba hacerlo varias veces.

Mantenga las normas y las rutinas. Los niños se sienten más seguros si hay orden y disciplina. Si Ud. tiene dificultad para mantener las antiguas normas, establezca otras nuevas.

Preste atención a las conversaciones de adultos. Esté al tanto de lo que se habla. Los niños pueden malinterpretar lo que oyen, y atemorizarse sin motivo alguno.

Calme sus temores sobre la seguridad de sus amigos. Su comunicación con los amigos puede verse interrumpida por la tragedia, debido al cierre de la escuela y los viajes.

Estimule a su hijo a que ayude. Los niños superan más rápido los traumas cuando sienten que están ayudando. Busque la forma de que su hijo ayude (distribuyendo alimentos, etc.).

Sea paciente. Los niños pueden estar más distraídos y necesitar más atención de lo normal. Los recordatorios y una mayor atención resultan de gran ayuda.

Bríndele protección a la hora de dormir. Trate de pasar más tiempo con su hijo cuando vaya a la cama, leyéndole cuentos, por ejemplo. Probablemente necesitará dormir más cerca de usted por un tiempo.

Manténgase optimista. Aun en las situaciones más difíciles trate de mantener la esperanza en el futuro. Una imagen positiva y optimista ayuda a los niños a percibir las cosas buenas de la vida, a su alrededor. 

Si su hijo o algún otro familiar aun tiene dificultad para sobreponerse a lo ocurrido, por favor pida ayuda. Ud. Puede consultar a un profesional de la salud mental. A continuación encontrará un alista de servicios bastante útiles.

http://www.familylinks.icrc.org/wfl/wfl_jap.nsf/DocIndex/locate_eng?opendocument


Tragedia en Japón: cómo sobreponerse a eventos traumáticos

marzo 23, 2011

(Texto elaborado por el personal de la  línea telefónica de ayuda en inglés de Tokyo – TELL, en inglés – y traducido al español por Ángel La Rosa)  

General

Es natural y normal que todos y cada uno de nosotros tengamos reacciones emocionales a causa del terremoto, el tsunami y la crisis nuclear ocurridos recientemente en Japón. Los efectos van más allá de la devastación producida, y tienen un impacto emocional en las personas. Las alteraciones en el trabajo, las condiciones de vida, los estudios y las rutinas diarias añaden preocupación y estrés a la gente. Ayudar a las personas a entender cómo nos afectan los eventos traumáticos puede  permitirles recuperar nuevamente el control sobre sus vidas, perdido durante el desastre.

 Todos tenemos diferentes necesidades y diferentes maneras de enfrentar los desastres. La reacción más común es la vigilancia extrema, es decir, mostrarse exageradamente cauteloso y desconfiado sobre cualquier cosa. Otros pueden tender a aislarse, sin querer hablar sobre lo ocurrido. Pero, todos quienes presenciamos o experimentamos directamente un desastre somos afectados de algún modo por el mismo. Nadie permanece inmutable. De ahí que:

  • Es normal sentirse ansioso por su seguridad, la de sus familiares y amigos
  • Algunas personas pueden presentar dolores de cabeza, musculares o estomacales
  • Algunas personas pueden sufrir alteraciones en su patrones de sueño o comida
  • Algunas personas NO pueden concentrarse, pensar con claridad o tomar decisiones
  • Algunas personas pueden sentirse tristes, ansiosas, abrumadas o enojadas

 Todas estas son reacciones normales que, después de algún tiempo, cuando la vida vuelve a la normalidad, tienden a disminuir. Tenga presente que cuando Usted y su familia comienzan a reconstruir sus vidas, pudieran tener que lidiar con algunos de los siguientes factores estresantes:

Cambios personales y en las relaciones con otros

  • El cambio de hogar, trabajo o ingresos puede producir incertidumbre sobre el futuro.
  • Las relaciones pueden volverse tensas, ya que las emociones de todos se intensifican, y pueden aumentar los conflictos con las parejas y otros miembros de la familia.
  • Los problemas anteriores y el sufrimiento por pérdidas pasadas pueden resurgir.
  • Los individuos y las familias pudieran tener que vivir en lugares provisionales o con familiares y amigos, lo que afectaría las relaciones y los medios de sustento habituales
  • Los padres pudieran estar física o emocionalmente impedidos de cuidar a su hijos, o volverse sobreprotectores por su seguridad.
  • Los hijos pudieran mostrar algunos problemas de conducta, dependiendo de su edad, tales como dependencia y molestia excesivas, e imitarán la conducta de los padres.

 Alteraciones en el trabajo

  • La fatiga y el aumento del estrés pueden ocasionar un mal desempeño laboral.
  • Los conflictos con los colegas pudieran incrementarse, debido al estrés adicional.
  • Las empresas pueden verse obligadas a despedir a sus empleados, o a reducir las horas laborales y los salarios.
  • Los patrones de traslados diarios al trabajo pueden verse alterados
  • Quienes sufren alteraciones laborales pudieran perder su antiguo nivel de vida, lo que traería problemas financieros

 Cómo sobreponerse a los eventos traumáticos

Los eventos ocurridos recientemente nos confirman que no podemos controlar todo lo que ocurre en nuestras vidas. Pero hay cosas que nos ayudan a controlar el impacto emocional de dichos eventos.

  • Aceptar como normales sus sentimientos (y los de su familia) de tristeza, rabia, o profundo dolor, y permitirse la oportunidad de hablar sobre esos sentimientos. 
  • Tener un plan de emergencia puede ser tranquilizador, así como saber que Usted puede hacer algo en futuros eventos (como preparar un botiquín de emergencia, por ejemplo). 
  • Restablecer las rutinas hogareñas y diarias en general también es importante, limitando la exposición a noticias estresantes y las tareas muy exigentes. 
  • Retomar las actividades placenteras con la familia y los amigos.
  • Aceptar que otros miembros de la comunidad nos ayuden es beneficioso.
  • Hacer donaciones y ayudar a quienes resultaron directamente afectados.
  • Mantenerse saludable, comiendo comida sana y tomando suficiente agua.
  • Evitar cantidades excesivas de cafeína y alcohol.
  • Dormir, descansar y hacer ejercicios físicos suficientemente.
  • Mantener contacto con otras personas que hayan experimentado el evento.
  • Los adultos pueden ayudar a sus hijos y a otros niños a mantener condiciones seguras.
  • Aprender técnicas de reducción de estrés, tales como meditación y respiración.

 Si Usted, algún familiar o conocido aun tiene dificultades para enfrentar la situación, por favor pida ayuda. Usted puede consultar a un profesional de la salud mental. También puede solicitar ayuda al departamento de recursos humanos o al programa de asistencia al empleado de su empresa. A continuación encontrará una lista de servicios de asistencia bastante útiles:

http://www.familylinks.icrc.org/wfl/wfl_jap.nsf/DocIndex/locate_eng?opendocument


Crisis nuclear japonesa: Noticias para no alarmarnos

marzo 21, 2011

 

OMS: Alimentos contaminados no presentan peligro inmediato para la salud

(Artículo aparecido en CNN International, el 22  de marzo 2011, traducido al español por Ángel La Rosa)

http://edition.cnn.com/2011/WORLD/asiapcf/03/21/japan.nuclear.food/index.html?hpt=T2

El consumo de los alimentos contaminados por la radiación de la planta nuclear Fukshima No.1 no supone un peligro inmediato para la salud, enfatizó el lunes un portavoz de la Organización Mundial de la Salud.

Esa agencia de las Naciones Unidas inicialmente había informado que la situación era “más seria de lo que se pensaba”. Pero el portavoz Peter Cordingley explicó el lunes que dicha evaluación no se basó en los niveles de contaminación propiamente, sino en el hecho de que la radiactividad se detectó en alimentos encontrados má allá de los 30 kilómetros (18,6 millas) corresponsientes a la zona de evacuación.

“Es una nueva situación , y la estamos observando de cerca”, señaló Cordingley.

El lunes, las autoridades del poblado Iitake urgieron a los residentes a evitar el consumo de agua potable del grifo, ya que las pruebas mostraron que contenía más de 3 veces el estándar máximo de yodo radiactivo. El día anterior, se había hecho pública la prohibición gubernamental sobre la venta de leche no pasteurizada proveniente de la prefectura Fukushima, así como de la espinaca producida en la prefectura vecina Ibaraki.

Según la Oficina del Pirmer Ministro, el gobierno también prohibió la venta de leche y espinaca de algunos sectores de las prefecturas Gunma y Tochigi.

Funcionarios japoneses informaron haber encontrado yodo radiactivo en la leche de 4 localidades de Fukushima, con niveles que van desde un 20% por ecima del límite acceptable hasta más de 17 veces dicho límite. Las pruebas realizadas en una de las clocalidades arrojaron niveles de cesium aproximadamente 5% mayor que límite aceptable, informó el domingo el Ministerio de Salud.

En Ibaraki, un importante centro de producción vegetal, las pruebas conducidas en 10 localidades mostraron que la espinaca contenía niveles de yodo que oscilaban entre un 5% sobre los límites oficiales y más de 27 veces ese tope. En 7 lugares, los niveles de cesium aumentaron de un poco más de 4% a casi 4 veces el límite.

El jefe del gabinete, Yukio Edano, enfatizó que los niveles de radiación en los alimentos, aunque están por encima de los estándares oficiales, no presentan ningún peligro inmediato para la salud, y explicó que dichos niveles eran peligrosos sólo si los alimentos contaminados se consumían repetidamente a lo largo de toda la vida.

El gobierno compensará las pérdidas producidas por las restricciones, agregó Edano.

El agua examinada en Iitake contenía 965 becquerels por kilogramo, en comparación al límite oficial de 300 becquerels, informó en un comunicado el Ministerio de Salud. Un becquerel es la unidad de radiactividad del Sistema Internacional, equivalente a una trasformación nuclear por segundo.

Aunque en Iitake la gente fue exhortada a no tomar agua del grifo, Edano recalcó que no hay ningún problema en usarla con otros fines, como bañarse. Y añadió que “según alunos informes, actualmente el nivel de radiación está disminuyendo”.

Según el sitio Inernet de la Agencia Internacional de Energía Atómica, el agua analizada en otras jurisdicciones mostró menos signos de contaminación, con niveles muy por debajo de los límites establecidos por las leyes japonesas. La agencia de la ONU señaló que recibió informes del gobierno japonés, segun los cuales 6 de 46 muestras dieron positivo para el isótopo radiactivo de yodo-131.

Los isótopos de yodo y cesium se producen por la fisión nuclear en reactores como los dañados por el terremoto y subsiguiente tsunami que devastaron el Norte de Honshu, principal isla de Japón. Aunque el yodo-131 tiene una vida media de 8 días, la vida media del cesium-137 es de unos 30 años.

También se encontraron altos niveles de radiación en el agua de mar cercana a la planta. Así lo informó el martes el operador de la planta, Tokyo Electric Power Co., y agregó que los resultados no suponen una amenaza para la salud humana.

La compañía publicó en su sistio de Internet que el análisis de la radiación en el agua de mar detectó niveles de yodo-131 que son 126,7 veces más altos que los estándares gubernamentales, Las pruebas detectaron caesium-134 (el cual tiene una vida media de 2 años aproximadamente) unas 24, 8 veces mayor que el estándar oficial. El cesium-137 encontrado es 16,5 veces mayor que el límite.

La compañía eléctrica detectó dichos niveles el lunes en la tarde, en el agua de mar a 100 metros (328 pies) al sur de la planta de energía nuclear. Las partículas radiactivas se dispersan en el océano, y mientras más lejos de la costa se toma la muestra, menor debería ser la contaminación.

Debido a la inmesa capacidad de diluyente que tiene el océano, las posiblidad de que los peces de aguas profundas se contaminen es muy pequeña, explicó Murray McBride, profesor de la Universidad Cornell, experto en suelos y siembras.

La compañía eléctrica planea examinar el agua de mar nuevamente el martes.

Además de causar devastación en el noroeste de Japón, el terremoto de magnitud 9.0 y el subsiguiente tsunami dañaron seriamente varios reactores de la planta nuclear Fukushima No.1, lo que provocó la liberación a la atmósfera de cantidades no especificadas de susbstancias radiactivas.

Cordingley reconoció que el gobierno japonés está actuando “con suma precaución”.

Aunque inicialmente la preocupación se centraba en los alimentos dentro de un radio de 30 kilómetros, también estaban siendo afectadas las vacas (y la leche que producen) ubicadas más allá de esa zona, y la espinaca ubicada a 120 kilómetros.

“Hemos visto a los japoneses en las tiendas de abarrotes, revisando cuidadosamente de dónde provienen los productos. Pensamos que es lo correcto”, dijo.

Phil Knall, ressidente de Tokio, piensa que el asunto de la seguridad alimenticia durará más de lo esperado. “No parecer ser un problema de corto plazo”, dijo, “estoy realmente preocupado por los alimentos que saldrán de esa zona ahora. En verdad me preocupa”.

La decisión de prohibir la venta de esos productos posiblemente será otro duro golpe para esa región del noreste de Japón devastada por el terremoto y el tsunamai, y que está siendo afectada por el accidente nuclear.

Fukushima, al noreste de Japón, posee la cuarta mayor área de tierras cultivables, y está entre los mayores productores de frutas, vegetales y arroz. Por su parate, Ibaraki, al sur de Fukushima, provee a Tokio de una significativa cantidad de frutas y vegetales, es el tercer mayor productor de cerdos.

Para que la radiación en el arroz sea preocupante, tendría que ser más severa y prolongada que la observada hasta ahora, acotó McBride, el profesor de la Universidad Cornell.

En presencia de una radiación mucho más alta, las partículas radiactivas que caen del aire podrían contaminar el suelo, y las plantas podrían absorverla. La contaminación del suelo fue un asunto importantísimo durante la tragedia de Chernobyl, pero el problema de la radiación en la planta Fukushima No.1 no se acerca ni remotamente a ese caso, añadió.

“Nosotros no estamos en esa fase. Ese es el escenario que uno debería considerar si la contaminación fuera bastante más severa, apuntó, McBride.

Tras el desastre nuclear de 1986, en Chernobyl (entonces una parte de la Unión soviética), toneladas de alimentos debieron ser destruidas, debido a que las partículas radiactivas cayeron sobre grandes extensiones de tierra cultivada en Europa Oriental y Escandinavia.

El experto en higiene, Satoshi Takaya, quien en ese entonces colaboró con los científicos japoneses para impedir la entrada al país de alimentos contamidados, aclaró que la situación actual no se parece a la de Chernobyl. Pero dijo que seguramente sí afectará a los granjeros japoneses.

Por ejemplo, la presente crisis afectará el modo de vida de gente como Ukia Uchida, una señora de 82 años cuya familia ha cultivado la tierra en Shibayama por generaciones.

“Yo pensaba que hasta ahora aquí todo estaba bien”, manifestó la señora Uchida. “Pero es muy malo saber que aquí se encontró radiación”.        

   

¿Los alimentos contaminados con radiación presentan una amenaza para la salud?

(Artículo de Mizuho Aoki, articulista del Japan Times. Traducido al español por Ángel La Rosa http://search.japantimes.co.jp/cgi-bin/nn20110321a4.html )

El anuncio hecho el sábado, sobre la radiación encontrada en leche y espinaca producidas cerca de la planta Fukushima No.1, ha generado preocupación sobre la seguridad alimenticia.

Basado en los nuevos estándares gubernamentales adoptados tras la crisis nuclear, el jefe del gabinete, Yukio Edano, informó que los niveles de radiación en ambos productos no presentan un riesgo inmediato para la salud en caso de ser ingeridos, y pidió al público mantener la calma.

 ¿Cuánta radiación se detectó y por qué el gobierno puede decir que por ahora no hay peligro?

 Aquí hay algunas preguntas y respuestas sobre el riesgo de consumir alimentos contaminados con radiación.

 ¿Cuánta radiación se detectó, y qué significa ese hallazgo?

 La leche recabada el jueves en la población de Kawamata, prefectura de Fukushima, contenía 1.510 (mil quinientos diez) becquerels de yodo por kilogramo, cantidad unas 5 veces superior al nuevo estándar.

Si uno bebiera la leche contaminada por todo un año (basándonos en la cantidad promedio consumida por los japoneses, indicó Edano), la radiación total acumulada equivaldría a realizarse una tomografía. 

La espinaca proveniente de la prefectura Ibaraki contenía 15.020 (quince mil veinte) becquerels de yodo, unas 7 veces más que el estándar, pero sólo 524 becquerels de cesium, o sea apenas mayor que el estándar de 500 becquerels por kilogramo.

Según el gobierno, comer la espinaca contaminada todos los días durante un año sería lo mismo que recibir un quinto de radiación de una tomografía. 

 Michikuni Shimo, profesor invitado en la Universidad de la Salud Fujita, expresó que la gente no debería alarmarse por la radiación detectada en esos alimentos. Y si bien es mejor lavar los vegetales antes de comerlos, no hay razones uregentes para dejar de consumirlos, agregó.

 Por su parte, el Dr. Henry Duval Royal, radiólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, dijo a AP, “lo que más me preocupa es el miedo desproporcionado en relación al riesgo”.

¿Qué medidas tomó el gobierno?

El gobierno central está urgiendo a los gobiernos locales a monitorear los niveles de radiación en los alimentos perecederos, como vegetales y leche, así como en el agua potable, la carne y los huevos.

Los productos contaminados serán sacados del mercado.

 ¿Los alimentos contaminados por encima del nivel oficial son muy peligrosos para la salud?

 No necesariamente. Los estándares establecidos tras la crisis desatada en la planta nuclear Fukushima son sumamente estrictos, con un amplio margen de separación hasta el nivel que puede amenazar realmente la salud.

Los nuevos estándares se basan en las recomendaciones hechas por la Comisión Internacional para la Protección Radiológica, y en estudios sobre los efectos a largo plazo en las personas expuestas a la radiación tanto en Hiroshima como en Nagasaki. 

 “Exceder esos niveles no afecta inmediatamente la salud humana. Pero es mejor mantenerse vigilantes”, aconsejó el profesor Shimo. 

(Texto extraído del artículo para CCN International, «Durante la crisis el miedo grita y los hechos susurran» ,

edition.cnn.com/2011/WORLD/asiapcf/03/19/nuclear.radiophobia , traducido al español por Ángel La Rosa)

Dan Polanski, experto en armas de destrucción masiva, considera que en relación a la crisis nuclear japonesa, actualmente hay exceso de miedo y escasez de hechos.

«Al parecer, estamos programados para reaccionar con miedo frente a lo que no conocemos», explica Polanski, y añade, “En presencia de la radiofobia, la gente oye la palabra ‘radiación’ e inmediatamente imagina lo peor, que todos vamos a morir”. 

¿Cuáles son los hechos sobre el accidente nuclear japonés? Comparemos con Chernobyl.

En la antigua Unión Soviética, el personal que trabajaba en los reactores murió a las pocas semanas. En la fase final de la tragedia nuclear, la radiación alcanzó niveles de 6.000 (seis mil) milisieverts por hora. El nivel más alto en la planta Fukushima Daiichi ha sido de 400 milisieverts por hora, y fue en pleno centro del complejo nuclear.

Según la Asociación Nuclear Mundial, para sufrir malestares por radiactividad se requiere una exposición a 1.000 (mil) milisieverts por hora. Tras una exposición prolongada, los heroicos trabajadores que aun permanecen en la planta de Fukushima podrían enfermarse, dice Polanski, pero no morir. “La vida de los trabajadores no corre peligro. 400 milisieverts es un cifra atemorizante, pero no es en absoluto letal”, explica.

SOBRE LA RADIACIÓN ENCONTRADA EN ALGUNOS ALIMENTOS (POR FAVOR LEER EL SIGUIENTE ARTÍCULO DETALLADAMENTE PARA NO SACAR CONCLUSIONES APRESURADAS Y ERRADAS)   

El Ministerio de Salud de Japón está exhortando a los habitantes de una aldea en la prefectura de Fukushima a que no beban agua corriente porque el domingo se han detectado niveles de material radioactivo más altos. Sin embargo, según el mismo Ministerio, el beberla NO representa ningún riesgo inmediato para la salud. 

Para leer todo el artículo haga click en este enlace: http://www3.nhk.or.jp/nhkworld/spanish/top/news10.html

SOBRE LA TEMPERATURA DE LOS REACTORES

La temperatura superficial de reactores dañados se mantiene por debajo de los 100 grados

El ministro de Defensa de Japón anunció que la temperatura superficial de los 6 reactores de la Central Nuclear Fukushima Número Uno está por debajo de los 100 grados Celsius.

En una conferencia de prensa que ofreció el domingo, el ministro Toshimi Kitazawa afirmó que, según un experto de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón, se trata de un dato muy valioso porque el hecho de que la temperatura no llegue a 100 grados confirma la existencia de agua en las fosas de almacenamiento de combustible nuclear usado (…) El ministro de Defensa japonés agregó que lo tranquilizaba saber que la temperatura se había mantenido por debajo de 100 grados durante dos días, lo que seguramente, agregó, tranquilizará también al público.

Para leer todo el artículo haga click aquí: http://www3.nhk.or.jp/nhkworld/spanish/top/news03.html


A %d blogueros les gusta esto: